Obras en la parcela 210. / CARRASCO

Arranca al fin el derribo de uno de los hoteles inacabados de Costa Teguise

La parcela 210 volverá al estado original. Teguise no debe pagar por las obras, dice CC. El PSOE reclama derruir el resto de estructuras ilegales

JOSÉ R. SÁNCHEZ Costa Teguise

Esta semana han empezado los trabajos físicos de derribo del hotel inacabado de la parcela 210 de Costa Teguise, por parte de la mercantil Armadores de Puerto Rico. El proceso se extenderá durante algunas semanas. Una vez que esté lista la actuación, se habrá cumplido con los ordenamientos judiciales, toda vez que la licencia local fue anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), en diciembre de 2007, por no ajustarse al planeamiento insular.

En versión del gobierno de Coalición Canaria (CC), con Oswaldo Betancort como alcalde, «tras varios años de reuniones con la propiedad, el Ayuntamiento de Teguise ha conseguido que se inicie el derribo», sin que ello suponga coste para las arcas locales.

Deberá servir la demolición, en suelo céntrico de Costa Teguise junto a la Residencia de La Mareta, como « principio del fin de un problema urbanístico enquistado desde hace muchos años y que siempre ha estado sobre la mesa de trabajo del equipo técnico municipal y del grupo de gobierno», a juicio de Olivia Duque, titular de la Concejalía de Urbanismo.

Réplica

En contraposición, el Partido Socialista Canario (PSC-PSOE) criticó este miércoles el tiempo que se ha tardado en hacer real el desmonte del esqueleto. Según el concejal Marcos Bergaz, el Ayuntamiento ha permitido que « durante más de una década la localidad turística haya sufrido la mala imagen de una estructura que nunca debió levantarse en contra de la legalidad urbanística».

Además, el portavoz socialista demandó este miércoles al Consistorio que «cumpla con el deber institucional de tumbar el resto de esqueletos sin que tengan que pasar otros diez años».

Del siglo pasado

Fue la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC la que estimó el recurso presentado por la Fundación César Manrique (FCM), contra la licencia otorgada el 19 de mayo de 1999 por el Ayuntamiento de Teguise, y la posterior prórroga, el 4 de diciembre de 2001, a la entidad mercantil Armadores de Puerto Rico. Con ello quedó sin efecto la construcción de un hotel con 322 habitaciones y 599 plazas alojativas en la parcela 210. De la decisión se tuvo conocimiento cuando se habían hecho obras durante meses.

Judicialmente se ordenó dejar la parcela en el estado original.