Imagen de los jugadores, tirados literalmente en Barajas, a la espera de una respuesta de su aerolínea que no llegó. / C7

Hermine provoca un caos en los aeropuertos

48 horas «abandonados a su suerte» en Madrid, sin alojamiento ni comida

En los tres días de tormenta se han cancelado en las islas 750 vuelos que han dejado atrapados a miles de pasajeros en las islas y la península. Muchos de ellos no han recibido ninguna atención de las aerolíneas y han tenido que «buscarse la vida» como el equipo BSR Econy Gran Canaria, de baloncesto en silla de ruedas

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Pamas de Gran Canaria

La tormenta tropical Hermine provocó en Canarias entre el sábado y ayer lunes la cancelación de más de 750 vuelos y dejó tirados en los aeropuertos miles de pasajeros. Ayer mismo, algunas compañías empezaron a reubicar viajeros pero el cúmulo de suspensiones es alto y se tardará aún varios días en devolver a todos los afectados a su destino.

La mayoría de los viajeros siguen esperando su salida. Los más afortunados, los que tienen familiares y amigos, han podido volver a sus casas a la espera de vuelo; otros, gracias a sus aerolíneas -en esto también hay categorías-, han recibido alojamiento y manutención mientras se les reubica y un tercer grupo, se ha quedado literalmente «colgado» por la aerolínea y ha tenido que buscarse la vida.

Entre estos afectados, los hay con medios que han podido costearse el transporte y un hotel mientras esperan a tener plaza en un avión pero también hay quien no tiene posibles y está botado en el aeropuerto mientras la aerolínea se lava las manos ante un fenómeno atmosférico que, según asegura, no es responsabilidad suya. El enfado era ayer latente entre muchos de los afectados, tanto en los aeropuertos canarios como en la península.

«El trato a todos los pasajeros ha sido indignante»

En este tercer grupo de viajeros que se han quedado tirados se encuentra el equipo de baloncesto en silla de ruedas, el BSR Econy Gran Canaria, que el domingo se quedó «abandonado a su suerte» por la compañía Air Europa en Madrid. «El trato ha sido indignante», aseguraba ayer en conversación telefónica desde un hotel de Madrid Jonay Caraballo, el entrenador del equipo que denuncia la falta de atención de Air Europa tras la cancelación de su vuelo.

Los jugadores del BSR Econy Gran Canaria, a la espera de que se aclarara si se cancelaba o no el vuelo. / C7

No les han facilitado ni alojamiento ni bonos ni comida. Solo se les ha notificado que salen hoy de vuelta para Gran Canaria, 48 horas después y en las que la compañía no ha asumido ni un gasto. « Ha sido todo una odisea en la que nos hemos tenido que buscar la vida y hablamos de personas que necesitan medicación y que no pueden estar 48 horas tiradas en un aeropuerto», señala Caraballo.

Los diez jugadores de baloncesto en silla de ruedas junto al Jonay Caraballo y el segundo entrenador viajaron el sábado a la península para jugar en Albacete la Supercopa de Baloncesto de España en silla de ruedas. El domingo, tras jugar, a las doce del mediodía salieron de regreso a Barajas, donde tenían el vuelo a las 20 horas «Pensábamos que igual se cancelaba pero al llegar al aeropuerto nos dijeron que no había problema, que el cancelado era el vuelo de las 18 horas y que nosotros íbamos a salir». Facturamos, pasamos el control y a esperar», indica Caraballo.

«Los jugadores no pueden estar sentados mucho tiempo»

Tras cambiarles de puerta de embarque un par de veces y, ante la insistencia de Caraballo que sospechaba de que el vuelo no iba a salir, por fin a las 21 horas se les confirmó que se cancelaba. «Sacaron todo del avión y tuvimos que ir a buscar los equipajes y las sillas de juego y hacer la enorme cola, con los jugadores tirados en el suelo porque no tenían donde sentarse ni cómo. Algunos tienen paraplejias y no pueden estar sentados todo el rato. Otros tenían que ir a sondarse al baño, en condiciones que no son las idóneas», explica Caraballo, que asegura que varios pasajeros se acercaron a ver si les podían ayudar de alguna manera ante la falta de atención del personal de Air Europa.

La aerolínea les daba inicialmente plaza para volver a la isla el miércoles pero ante la presión de Caraballo y las circunstancias personales de los jugadores -algunos necesitan medicación que no tenían- hizo que se le buscara el vuelo para hoy. «Le dije si no había visto el percal y que se asomara a la esquina para que viera cómo estaban tirados en el suelo los jugadores», indica.

La aerolínea no ha reaccionado ni asumido los gastos

Tras conseguir el vuelo para hoy y tras realizar varias gestiones encontraron un hotel en Madrid, que está costeando el equipo y donde han estado estos dos días. Salir del aeropuerto fue otra odisea porque como explica Caraballo los taxistas al ver sillas de ruedas no paraban. «Me sentí mal. Veían gente en silla de ruedas y no paraban», lamenta Caraballo. Finalmente lo consiguieron y llegaron al hotel sobre la 1 de la mañana y allí seguirán hasta hoy tarde.

Caraballo recuerda que en 2020 vivieron una situación similar, con la calima, y la compañía de entonces les dio alojamiento y comida, además de reubicarlos de forma rápida en otro vuelo. «No me cabe en la cabeza que unos lo hagan y otros no. La norma será igual para todos», apunta.

Air Europa se puso ayer en contacto con ellos y les aseguró que se «depurarían responsabilidades» pero de asumir los gastos de la situación nadie dijo nada. «Se les tiene que caer la cara de vergüenza», apunta.