Clara Inés Martel, Candelaria González y Conchi Narváez, en las puertas del colegio. / FRANCISCO ROMERO

La zona sur contará el próximo curso con un centro de educación especial en El Pedrazo

Educación regional da inicio a las obras que readaptarán el antiguo colegio. Tendrá capacidad para acoger a entre 18 y 20 alumnos

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

Los tres municipios de la comarca sur y oeste de la isla, San Bartolomé de Tirajana, Mogán y La Aldea, contarán el próximo curso con un centro de educación especial, que se ubicará en la zona de El Pedrazo, en San Bartolomé de Tirajana. Hasta ahora, las familias con niños y niñas de infantil y primaria con algún tipo de discapacidad intelectual de estos municipios se ven obligadas a trasladarse a diario al centro de este tipo más próximo, el Petra Lorenzo, en Telde, por lo que era una demanda de años la apertura de otro en la comarca. Los hay que tardan una hora en ir o regresar del colegio.

La consejería de Educación del Gobierno de Canarias aprovechará las instalaciones del antiguo colegio de El Pedrazo, una escuela unitaria cerrada desde hace al menos tres años, y las readaptarán para su nueva función como centro de educación especial. Este martes tuvo lugar el inicio oficial de las obras con la firma del acta de replanteo con la empresa adjudicataria, Construcciones Combeque.

La directora general de Centros, Infraestructura y Promoción Educativa, María Candelaria González, que acudió a la firma en representación del Ejecutivo regional, informó de que la inversión asciende a casi 350.000 euros y que el plazo de ejecución programado es de cuatro meses y medio, por lo que la previsión es que el centro, que cuenta con una superficie de 500 metros cuadrados, pueda estar operativo en septiembre. Tendrá capacidad para 18 o 20 alumnos. Acompañaron a González en su visita al antiguo colegio la alcaldesa Conchi Narváez y la edil de Educación Clara Inés Martel.

En principio, el proyecto consiste básicamente en garantizar la completa accesibilidad de las instalaciones, que hoy por hoy cuenta con varios accesos con escaleras, y la reconversión de una de las aulas en despachos, uno de ellos para una enfermería, y de otra, en comedor y office para la disposición del catering. Además, otra de las clases podrá ser subdividida en dos con un panel plegable y móvil mediante rieles, se colocará un pavimento de caucho para todo el patio y se techará con una pérgola de madera una de sus partes, la que mira a la urbanización residencial de El Pedrazo. Igualmente se repararán los muros perimetrales y se pintarán.

Un sintecho vivía en la puerta del centro

La visita de cargos públicos y técnicos se encontró con las pertenencias de un sintecho que estaba usando el hueco del acceso principal al centro como cobijo para dormir. Esta persona se marchó sin protestar y prometió regresar más tarde a llevarse sus cosas.

Explica González que la apertura de este nuevo centro se había convertido en un objetivo prioritario desde que empezó la legislatura. «Apostamos por la calidad educativa y con este alumnado era imprescindible, por lo que llevábamos tiempo intentando hacer este desdoble de alumnos. Narváez recalcó la relevancia de esta obra porque «da respuesta a una demanda muy antigua que mejorará la calidad de vida del alumnado y de sus respectivas familias» y, además, reutiliza un edificio ya en desuso. En San Bartolomé hay al menos 12 familias beneficiarias.

Tanto Narváez como González subrayaron que este proyecto echó a andar tras una iniciativa parlamentaria de Pino González, exedil de Mogán, que buscaba una respuesta a esta demanda.