C7

Las verbenas de los pueblos regresan tras dos años

Música. El fin de las restricciones covid en Canarias ha supuesto, por fin, la vuelta de las verbenas y los bailes, y sin aforos ni horarios

Patricia Vidanes Sánchez
PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ Las Palmas de Gran Canaria

El Consejo de Gobierno de Canarias suprimió hace una semana todas las restricciones anticovid, muchas de ellas vigentes desde hacía dos años. Y con ello regresan las actividades multitudinarias, las verbenas y fiestas populares. Después de dos años de aforos limitados, de fiestas que han pasado sin pena ni gloria, hay ganas de diversión. Pero también de trabajo. Bien lo sabe uno de los sectores más castigados por las medidas restrictivas, el que conforman músicos y feriantes. Sin una sola actuación en todo este tiempo;sin verbenas, ni bautizos, ni bodas, ni primeras comuniones... muchos de ellos se han tenido que reinventar. Algunos nunca más volverán. Otros, con muchas ganas e ilusión, preparan la vuelta.

Cuenta Yoni López, integrante de la formación Yoni y Aya, que «en este tiempo he buscado otro trabajo», muy alejado del mundo de la música. Pero por suerte, el fin de las restricciones ha supuesto un aluvión de llamadas «exagerado». Tanto que «en solo unos días tenemos 40 fechas para fiestas de pueblo, comuniones, eventos», cuenta Yoni feliz de que la gente se acuerde del grupo y que haya ganas de diversión.

La formación Yoni y Aya anuncian su vuelta. / C7

Asociaciones de vecinos, particulares y ayuntamientos para las fiestas de los pueblos «se han lanzado, todo el mundo quiere cerrar fechas». «Hace dos años que no estábamos trabajando, con la agenda vacía, parados», señala uno de los fundadores de Yoni y Aya. «Y hay ganas. Claro que hay ganas», de volver a actuar y de comprobar que la gente quiere diversión, dice. Y en este regreso a los escenarios se suma un tercer componente, Jesús, que hará las voces y se encargará también de la percusión. El trío ya ha actuado en algún local después de que se levantasen las restricciones y no piensa parar. Hay que aprovechar, dice Yoni, el momento. No sea que la nueva normalidad sea momentánea.

Por su parte, Adrián Rodríguez, director y uno de los cinco componentes de Leyenda Joven, reconoce que estos dos últimos años «han sido muy complicados, sobre todo porque hemos estado pagando equipos y no hemos tenido ni una sola actuación durante estos años. Y sin alternativas para poder generar dinero. Nos hemos tenido todos que dedicar a otros asuntos».

Rodríguez repite que «fue muy complicado, siempre en el aire, siempre una fecha nueva» a la vista, a la espera de que se levantasen las restricciones a las fiestas populares, a las verbenas, a las celebraciones particulares. Hasta que por fin ha llegado el momento.

La situación tan al limite «llevó en algún momento a pensar en dejarlo, porque no sabíamos cuándo se iba a reiniciar todo, después de mucho tiempo las ganas se iban perdiendo. Finalmente, gracias a dios, nos han dado la oportunidad de volver a lo que nos gusta», afirma Rodríguez.

Y ya ha habido llamadas de las comisiones de fiestas de Barranco Hondo de Arriba, de la Heredad de Veneguera, de Lomo Magullo, de San Rafael de Vecindario... «Gracias a dios se han acordado de nosotros», dice el músico de Leyenda Joven. «Luego hay sitios que estamos a al espera de si hay fiestas, porque todavía hay miedo. Pero cómo decirle a la gente después de tanto tiempo que un tercer año no va a haber fiestas. Es una locura, y la economía se va a pique». Y es que Adrián Rodríguez, como la inmensa mayoría de los profesionales que componen de un modo u otros el sector del ocio aboga por una vuelta a la normalidad total. «Hay que celebrar verbenas, abrir el ocio nocturno. También están los feriantes, los cochitos de choques, los juegos, los niños. Hay que abrir el mercado. La economía no se reactiva sola».

Y hay ayuntamientos que estos años duros se han acordado de los grupos musicales, de las orquestas, de los solitas... Como Moya, Gáldar o Agüimes, un ayuntamiento muy fuerte que apuesta por nosotros, con varias verbenas. Poco a poco, si todo va así, ya vemos la luz la verdad». En su día «yo no entendí que se abriera todo y las verbenas no, no tiene explicación».

Imagen de Miguel Jorge, director de Armonía Show, con 15 integrantes. J / uan Carlos alonso

Una de las formaciones con más solera es Armonía Show, con 45 años de historia, y 15 integrantes. Miguel Jorge, su director, apunta que esta crisis sanitaria «somos los últimos, dejando en el aire a un sector que agrupa en Canarias a 20.000 personas» entre feriantes, chiringuitos, músicos, técnicos... «Lo hemos pasado bastante mal, muchísima gente se ha tenido que buscar la vida, inventarse algo nuevo y dedicarse a otra cosa. Ha sido lo mas triste».

Ahora, asegura Jorge, una vez que parece ha pasado lo peor, «dentro del mal, bienvenido sea que podemos volver. Por lo pronto hay que seguir luchando como siempre hemos hecho». A Armonía Show «la gente ya nos está llamando y estamos haciendo agenda poquito apoco. Hay una necesidad de música, una auténtica medicina».