Imagen de archivo del alcalde de Santa Brígida, Miguel Jorge Blanco. / C7

Los vecinos de Santa Brígida pagarán un 95% menos de la plusvalía por herencia

Rebajar la presión fiscal de los satauteños es uno de los objetivos del actual grupo de Gobierno. El asunto se llevará al próximo pleno

CANARIAS7 Santa Brígida

El grupo de Gobierno «tiene claro su objetivo de rebajar la presión fiscal entre los vecinos de Santa Brígida y para ello impulsará la puesta en marcha de la rebaja del 95% (límite permitido) del impuesto de la plusvalía sobre los bienes heredados», según ha informado el consistorio de la Villa satauteña.

Se trata de un impuesto que, tras la ejecución de una herencia se suma a otros como el de Sucesiones y Donaciones, el de Bienes Inmuebles o la incidencia en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

Una vez aprobada esta medida, heredar será menos gravoso para el bolsillo de los satauteños que únicamente harán frente a un 5% del impuesto en las transmisiones 'mortis causa', beneficiando a los descendientes, adoptados, cónyuges, ascendientes y adoptantes. «Es totalmente injusto que se tenga que renunciar a una herencia por no poder hacer frente a las cargas tributarias. Además este avance en materia tributaria se traduce en una ayuda extra para la reactivación y dinamización de la economía local «, ha indicado el alcalde del municipio, Miguel Jorge Blanco.

Miguel Jorge Blanco

La propuesta será elevada al próximo pleno ordinario de la corporación municipal. El consistorio también impulsará la bonificación del 70% de la cuota íntegra del impuesto en las transmisiones de terrenos sobre los que se desarrollen actividades económicas que sean declaradas de especial interés o utilidad municipal por concurrir circunstancias sociales, culturales, histórico-artísticas o de fomento del empleo que justifiquen tal declaración.

Por otro lado, se ha comenzado la renovación de las redes de abastecimiento en diversas calles del casco urbano de la Villa, actuación promovida por el Ayuntamiento de Santa Brígida y financiada a través del Cabildo de Gran Canaria -84.011 euros-. Estos trabajos consisten en sustituir las tuberías actuales de hierro galvanizado, en un estado precario, por otras de PVC.