Imagen de un accidente de tráfico con un coche volcado junto a la GC-100. / C7

Tres fallecidos en accidentes de tráfico en 2021 después de tres años sin víctimas mortales

En septiembre murió un menor tras ser atropellado en Jinámar y el día de Nochebuena dos personas más perdieron la vida en la carretera

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Después de tres años sin tener que lamentar víctimas mortales en las carreteras del municipio, en 2021 tres personas perdieron la vida. Los fallecidos fueron un niño atropellado en Jinámar en el mes de septiembre y dos personas en un mismo accidente durante el día de Nochebuena en la circunvalación. Con estos casos se rompe la buena dinámica de tres años seguidos (2018, 2019 y 2020) en los que Telde recibió el Premio Visión Zero municipal por cero víctimas mortales en accidentes de tráfico que entrega anualmente la Asociación de Ingenieros de Tráfico y Técnicos de Movilidad.

Entre otros datos de atestados del 2021 aportados por la Policía Local del municipio destaca que el año pasado aumentaron las denuncias administrativas por alcoholemia en un 320% con respecto a 2020, pasando de 34 a 143. Hay que tener en cuenta que 2020 fue especial debido al confinamiento y las restricciones de movilidad sujetas a la situación de pandemia por la covid. Sin embargo, si se compara con 2019, cuando hubo una cifra similar de desplazamientos, la cifra disminuye un 37%, de 230 en 2019 a 143 el año pasado.

ATESTADOS 2021

  • Datos totales Hubo 1285 intervenciones en 2021, 321 más que en 2020 y 115 menos con respecto a 2019.

  • Atropellos Cifras muy parecidas a las de 2020 y aumento del 20% en comparación con 2019 (de 36 a 43 casos).

  • Alcoholismo Las denuncias administrativas por pasar la tasa permitida de alcoholemia subió un 320% respecto a 2020.

  • Sin carnet Once personas se vieron involucradas en accidentes de carretera sin poseer el permiso para circular.

Las diligencias por alcoholemia crecieron un 245%, de 11 a 38 con respecto a 2020, mientras que disminuyen en relación a 2019 en un 31%, de 55 a 38.

Un dato curioso se da en los accidentes con alcoholemia, que aumentaron tan solo un 20% (de 41 a 49) si se compara con el año de la pandemia, pero acrecentó aún más los números de 2019, un 25% (de 39 a 49). Además, los datos de influencia del alcohol en la conducción disminuyeron de 9 a 8 de un año para otro.

En cuanto a los accidentes por atropello aumentan sensiblemente las cifras del 2020, de 41 a 43, pero el cambio es más drástico con respecto a 2019, cuando el dato fue de 36 casos.

Once personas carentes de permiso de circulación se vieron involucradas en accidentes en 2021, siete más que el año anterior y cuatro más que en 2019. Las diligencias por no tener carnet aumentaron un 185%, de 14 a 40, con respecto a 2020.

Los percances donde solo hubo daños materiales bajó un 2% con respecto a 2020 (de 574 a 560) y un 14% tomando como referencia el 2019, donde hubo 653.

El concejal de Seguridad, Agustín Arencibia, destaca el compromiso y la profesionalidad de la Policía Local de la ciudad, que sigue velando por la seguridad de la ciudadanía pese a las limitaciones por la falta de recursos humanos. En ese sentido, el edil recuerda que el Gobierno local está trabajando de forma intensa para ir dotando a este Cuerpo de Seguridad del número de agentes necesario para una ciudad como la de Telde de forma paulatina. El primer paso, apostilla, es el proceso de selección de personal a través oposiciones que actualmente se está desarrollando y que permitirá incorporar en breve 33 nuevos agentes.

La Policía Local de Telde realiza habitualmente campañas de prevención en las carreteras del municipio, incluidos controles intensivos para detectar el consumo de alcohol y drogas durante la conducción, con el objetivo de reducir el riesgo de accidentes. El cuerpo municipal dispone desde finales de 2020 de un drogotest para la detección de la presencia de drogas en el organismo a través de una prueba salival, que posteriormente se ratifica con el análisis de un laboratorio autorizado de una muestra mayor de este líquido.

Con estos controles frecuentes, la Policía intenta persuadir a los conductores de ponerse al volante tras haber ingerido algún tipo de sustancia psicoactiva, algo que puede conllevar incluso penas de prisión.