Plastiman, el terror de la basura

Tras cuatro años limpiando playas y barrancos del municipio de manera anónima, Cristo Padilla se ha hecho viral con sus vídeos y ha sumado a su causa a empresas e instituciones.

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Fue uno de los tantos teldenses que acabó en el ERTE por culpa de la cuarentena. Cristo Padilla, natural de La Herradura, trabaja como mozo de almacén en Logística Integral Oclock y, al verse sin empleo de manera temporal, decidió invertir su tiempo en una buena causa: la limpieza de su ciudad. Más bien intensificó esta actividad altruista, porque este amante de la naturaleza lleva cuatro años dedicándose a recoger la basura que otros tiran. «Me he criado en las playas. Desde pequeño iba mucho de acampada con mis padres y siempre he estado muy concienciado con el medioambiente», explica.

Sin embargo, sus buenas acciones, al realizarlas de forma anónima, pasaban desapercibidas. Hasta ahora. Todo cambió hace unas pocas semanas cuando recogía vertidos esparcidos en el canal de Ojos de Garza. «Una señora me empezó a decir que lo que estaba haciendo no valía para nada porque mañana iba a estar lleno de porquería de nuevo. Que eso era trabajo del Ayuntamiento. Le contesté que en vez de quejarse me ayudase, pero se fue diciéndome que esa basura no era suya», relata Padilla. Fue tal la impotencia que sintió, que grabó un vídeo contando la experiencia como desahogo y lo compartió en sus redes sociales. Así surgió Plastiman Canario, que es como se hace llamar en sus perfiles de Instagram y Facebook.

La publicación tuvo un impacto que el bueno de Cristo nunca se imaginó. Le llegaron cientos de mensajes de apoyo y gente que quería contribuir en su causa. «Si todos recogiéramos tres cositas, el cambio sería brutal. La isla que se vende tiene una cara B y no podemos esconderla, sino colaborar entre todos por cambiarla y dejar nuestra tierra como la encontramos. Cuando salgo de senderismo a la mayoría de personas que veo limpiando son extranjeros. Poseen otra mentalidad que ojalá alguna vez la llegásemos a tener nosotros», razona este activista que está logrando hacer llegar su mensaje a cada vez más gente y sueña con que su ejemplo sirva de algo.

Colaboración desde todos los sectores

La gente se ha volcado con la causa Cristo Padilla. El teldense no da a basto con todos los mensajes y ofrecimientos que le llegan. Vehículos, bolsas, guantes, herramientas para recoger la basura... Hasta dinero. «Yo prefiero que se involucren sobre todo las empresas, que al final disponen de muchos más recursos. Sé que la gente, y más en estos tiempos, tiene sus propios problemas», indica. La semana pasada, la peluquería DP, ubicada en frente de la gasolinera de El Punto, le cortó el pelo gratis, y varios miembros del ATR Team Piranha se unieron a Plastiman en una de sus salidas. Aquí cada uno aporta como puede, aunque Cristo desvela que, incluso, ha rechazado alguna ayuda. «Una mujer de Arinaga, pensionista, me comentó que por problemas en los huesos no podía ir a recoger basura, pero que quería donar 20 euros. No se los quise aceptar. Me partió el alma, esas cosas me motivan para seguir», relata. Carpintería Metálica Silca, Neumáticos Reventón, Moto Racing Orlando, Grupo Ávila... La lista de colaboradores es larga y crece cada día. También el Ayuntamiento de Telde y el Cabildo han contactado con él para ofrecer colaboración. Plastiman Canario está logrando una movilización sin precedentes para una buena causa.

Temas

Telde