Innumerables moscas atosigan a los vecinos y trabajadores de todo el municipio estos días. / JUAN CARLOS ALONSO

Una plaga de moscas atormenta a los vecinos y comercios de San Gregorio

Una gran cantidad de insectos voladores invaden el casco de la ciudad ocasionando malestar y cambios en las rutinas de los empleados y ciudadanos de la zona

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

Cientos, o puede que miles de moscas han invadido estos días las principales calles de San Gregorio causando malestar a los vecinos y empleados de los locales de la zona. «No puedes salir un momento de casa para sentarte en la terraza de una cafetería porque enseguida se te pegan un montón encima. Y ya se sabe donde les gusta posarse a las moscas antes de venir a molestarnos», indica un vecino afectado.

Una gran cantidad de estos insectos voladores han forzado algunos cambios en las rutinas de algunos vecinos y trabajadores para tratar de evitar el contacto con ellos el máximo tiempo posible. «Todos los días suelo salir a dar una vuelta y a tomarme un cortado, pero ahora mismo prefiero abrir la ventana de mi piso y tomarme el café asomado en la ventana, sin moscas alrededor», explica otro residente.

Esa suerte no la tienen los empleados de los negocios, quienes tienen que seguir abriendo sus tiendas mientras continúan aguantándolas constantemente . «Vamos a tener que pedir un aumento porque ahora también estamos haciendo de policías para que no se posen en la comida», expresa una camarera con una bayeta en la mano a modo de arma letal contra las diminutas visitantes no deseadas.

Cualquier método es insuficiente

Paños, lejía, espray, lámparas, mosquiteras, bolsas de agua, film transparente, papel de aluminio... todas las medidas existentes se quedan cortas para terminar de ahuyentarlas por completo. Y San Gregorio no es el único lugar afectados. Salinetas, El Goro, El Ejido, El Calero, Melenara, Las Remudas y otros muchos barrios también están siendo colonizados por esta plaga.

Son muchos, sobre todo los más mayores, los que sostienen que este fenómeno se suele dar cuando se avecinan lluvias. Otros, sin embargo, echan la culpa al Ayuntamiento «por no limpiar como es debido las calles» tras el paso de la tormenta tropical Hermine por el archipiélago. «Hace semanas que vemos que el servicio de recogida de residuos está pasando menos por aquí y puede que eso esté ayudando a que se vean más insectos de este tipo», explica una trabajadora de una cafetería aledaña a la plaza central de Los Llanos.

La administración Local desmiente dicha afirmación argumentando que actualmente se limpian las calles del casco cada día de la semana, excepto sábados y domingos, con seis operarios dedicados exclusivamente en esta zona de la ciudad.

Las condiciones climatológicas perfectas

En realidad este caso no se da ni por una cosa ni por otra, tal y como revela Juan Carlos Florido, gerente de Flodesin SL, una compañía con sede en Telde experta en el control de plagas. «La humedad generada por las lluvias constantes de hace dos semanas en las islas y el buen tiempo que se ha quedado después han ocasionado el ecosistema perfecto para la reproducción masiva de estos insectos. Este clima ha sido el ideal para que las moscas hayan puesto muchos huevos y que estos eclosionen con mayor rapidez», explica el CEO de la compañía. Además, indica que esto no ha sido un hecho aislado del municipio teldense, puesto que también se ha dado en otros muchos puntos de Canarias.