El edil de Obras, la alcaldesa y el autor del proyecto, en su visita al recinto, aún en obras. / C7

El parque urbano de Melenara será el primero de Canarias 100% sostenible

Las obras del recinto, que ejecuta Preconte, están a un 70% de ejecución y la previsión es que finalicen a principios del próximo año 2023

CANARIAS7 Telde.

El Parque Urbano de Melenara, aún en obras, podrá ser considerado lo que se llama un parque Zero, el primer recinto 100% sostenible de Canarias que podrá abastecerse de la propia energía que genere y a partir de fuentes limpias, con una significativa reducción del consumo y un mínimo mantenimiento de las instalaciones.

Con ese fin, la iluminación vendrá de la mano de farolas autosuficientes que circundan los distintos espacios, que se verá complementada, en la zona de la marquesina, por una luz lineal de 85 metros a través de 4 placas fotovoltaicas ubicadas estratégicamente dentro del conjunto.

La alcaldesa de Telde Carmen Hernández comprobó estos días el avance de los trabajos junto al edil de Vías y Obras Eloy Santana, el arquitecto del proyecto Pedro Romera, de Romera Arquitectos, el gerente de Fomentas Carmelo Ramírez, y la representante de Preconte CyS 91 SL Rosa Gutiérrez.

Este parque, una reclamación histórica de los vecinos de la costa que cuenta con más de 4.000 metros cuadrados, está cada vez más cerca de ser una realidad. Los operarios de Preconte, constructora a la que la empresa pública Fomentas le adjudicó las obras por 784.386 euros más IGIC, ya llevan ejecutado un 70% del proyecto, por lo que su culminación está prevista para principios del próximo año. Comenzaron en marzo pasado y tenían un plazo de ejecución de 10 meses.

Recreación de cómo será el parque. / C7

El proyecto ideado por Romera propone tres espacios: uno bajo sombra, otro de luz, y un tercero para juegos infantiles, pero manteniendo la condición marítima original de un espacio tan próximo a la costa.

Además, el entorno vegetal estará adaptado a la zona. Casi la mitad de la superficie se destinará a topografías orgánicas dominadas por un paisaje de rocallas y vegetación halófila costera, propias de las cotas bajas del este de la isla, que requieren poco riego porque están adaptadas al microclima costero en el que se hallan. Cada recorrido dará al viandante una información botánica inequívoca del patrimonio vegetal.

El parque como un ecosistema vivo

La idea es que el parque funcione como un ecosistema vivo, equilibrado y adaptado, capaz de albergar nuevas actividades y conectar de manera natural todo su entorno inmediato.

La ejecución de este espacio se une a los trabajos que se están llevando a cabo en la avenida de Melenara, cuya primera fase encara su recta final, y también a la ya renovada y ensanchada carretera de Melenara.

Carmen Hernández asegura que «estos tres proyectos significarán un profundo cambio para la costa de Telde», ya que no solo permitirán un mejor acceso al litoral desde distintos barrios, sino una imagen renovada del paseo, que tendrá una mayor accesibilidad, y un lugar de esparcimiento que, además, podrá albergar eventos como ferias a escasos metros de la playa.