Borrar
Sara Bosch, ayudada por un tecle grúa pluma, trata de encajar una de las piezas en que se fragmentó la escultura. C7
La Magia de Plácido vuelve a Telde

La Magia de Plácido vuelve a Telde

Restauración | El Cabildo encarga a Tibicena la recuperación de la escultura de arenisca que fue destrozada en el parque de San Juan | Ya restablecida, regresa en unos días a su ubicación

Sábado, 18 de noviembre 2023, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El 8 de agosto pasado una grúa se llevó del parque de San Juan de Telde la pieza fragmentada en siete pedazos y en unos días volverá entera, casi tal y como la creara Plácido Fleitas en los años 60 del siglo XX. La pericia de la restauradora de Patrimonio, Sara Bosch, ha conseguido que apenas se note que esta obra, que forma parte de las 12 esculturas abstractas y de arenisca de la serie 'Magia de la Naturaleza', sufrió un acto vandálico el pasado 4 de agosto a manos de una persona con sus facultades mentales alteradas. La empujó con rabia y al caer al suelo se desmembró.

La gestión y la financiación del proyecto de restauración han corrido a cargo del Cabildo, que es la institución propietaria de este conjunto escultórico, cedido al Ayuntamiento de Telde hace 24 años para que contribuyera al realce del mayor parque urbano del casco. La Consejería de Cultura, coordinada por Guacimara Medina, adjudicó los trabajos por 12.150 euros a la empresa especializada Tibicena, que los ha concluido en un tiempo récord de apenas dos meses y en sus propias instalaciones de la capital grancanaria.

Los distintos colores muestran los distintos trozos en que quedó fragmentada.
Los distintos colores muestran los distintos trozos en que quedó fragmentada. C7

Sara Bosch explica que lo más complejo de su tarea tuvo que ver con el tamaño y, sobre todo, el peso de la pieza. «Cada uno de los trozos pequeños en que quedó fragmentada pesaba entre 100 y 150 kilos», cuenta esta especialista en Restauración. No en vano, tuvieron que ayudarse de un tecle pluma eléctrico para poder elevar y manejar cada fragmento en las labores de montaje. Además, casi siempre necesitó también de uno o dos compañeros más para que la auxiliaran en la quirúrgica tarea del encaje de los trozos.

En esencia, y según consta en la memoria final de su trabajo, Bosch buscó la intervención mínima necesaria para lograr la estabilización de la escultura. Con esa premisa se repararon los daños y se restituyó la unidad estética, para lo que se usaron técnicas y materiales reversibles, como es preceptivo.

Un detalle del proceso de restauración.
Un detalle del proceso de restauración. C7

El proceso incluyó una limpieza mecánica en seco con aspirador y brocha para retirar polvo superficial, con espátulas y palillos de madera para acumulaciones de suciedad en zonas recónditas y con bisturí y escalpelo para depósitos más adheridos. Y también practicó una limpieza puntual proyectando microesfera de vidrio sin dañar la pátina original.

Para pegar las piezas fracturadas se puso de pie el fragmento de mayor tamaño, que coincide con la base de la escultura, y se fueron pegando los otros trozos con resina epoxi. Una vez colocadas y fijadas, se taladraron y se cosieron con varillas de fibra de vidrio enroscado. Los orificios que quedaban en la obra se taparon con un mortero de cal hidráulica.

Recreación de la escultura sellada con las varillas de fibra de vidrio enroscado,
Recreación de la escultura sellada con las varillas de fibra de vidrio enroscado, C7

Y finalmente para sellar las uniones y reintegrar los pequeños huecos de piedra que se perdieron, Bosch recurrió al mortero e imitó el color y la textura del resto de la escultura con pigmentos naturales.

El Ayuntamiento de Telde colaborará también con el Cabildo en la vuelta de la escultura a la ciudad. La Concejalía de Parques y Jardines, que dirige Juan Francisco Artiles, asumirá el traslado de esta obra, para lo que tendrá que usar una grúa. Es probable que tenga lugar la semana próxima.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios