Margarita Alonso atiende a los medios de comunicación en su última huelga de hambre en el aeropuerto antes de que Aena firmase el convenio. / Arcadio suárez

El Gobierno canario dice que no se dan las condiciones para el realojo de Ojos de Garza

En una respuesta a CC, advierte de que en los sondeos hechos en el barrio no se alcanza el 60% que pide Aena para financiar el traslado

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Telde

El Gobierno de Canarias ya no ve factible el realojo de las 888 viviendas de Ojos de Garza que están afectadas por la ampliación del aeropuerto de Gran Canaria, donde se prevé construir una tercera pista.

Un año y cinco meses después, y otra vez en respuesta a una pregunta de CC en el Parlamento de Canarias, el Ejecutivo que preside Ángel Víctor Torres deja claro que en los últimos sondeos realizados en el barrio, no se alcanza el 60% mínimo de adheridos al realojo que pedía Aena para financiar la mudanza.

Sin embargo, esta vez omite una coletilla significativa que sí dejaba una puerta abierta al traslado en la primera respuesta. Entonces decía: «Resulta patente el notable descenso del interés vecinal por el realojo, así que habrá que buscar fórmulas que lo incentiven». En la última contesta, que data de este 4 de mayo de 2022, repiten la misma frase, pero ya no hablan de la necesidad de idear mecanismos para su incentivación.

Arriba, una de las reuniones celebradas con los afectados en el barrio. Abajo, maqueta de la que iba a ser la nueva urbanización y manifestación en los primeros años de la protesta. / C7

Es más, por si quedaba alguna duda, la redacción de la respuesta remitida a CC acaba con una frase contundente. «Sin la voluntad del 60% de los afectados no es posible hacer realidad el realojo». Así concluye el Gobierno a la diputada nacionalista Beatriz Calzada cuál es la posición actual del Ejecutivo regional respecto al traslado. La respuesta la firma Manuel Marcos Pérez en su calidad de viceconsejero de Relaciones con el Parlamento.

Convenio con Aena desde 2014

En el resto del escrito recuerda que fue el 23 de julio de 2014 cuando se firmó el convenio con Aena en el que se reconocía su disponibilidad a financiar el realojo de Ojos de Garza y los núcleos aledaños de La Montañeta y el Caserío de Gando. Y también especifica que en su cláusula novena se fijaba una condición, que hubiera un 60% de titulares de bienes afectados que estuviese de acuerdo con el traslado.

«Desde entonces se han realizado numerosas actuaciones públicas para coadyuvar al realojo». Alude a la llevada a cabo en abril de 2019, cuando Gobierno canario, Cabildo y Ayuntamiento de Telde remitieron 929 cartas a los vecinos de estos barrios que aún no habían manifestado su voluntad de ser realojados.

Solo 253 adheridos al realojo

«Se recogieron 19 manifestaciones favorables, que, añadidas a las ya expresadas en 2018, suman un total de 253». Por tanto, no se alcanza el 60% mínimo que exigía Aena para mudar al barrio.

Esta posición del Gobierno cae como un jarro de agua fría en el plataforma de afectados que se formó para instar al realojo poco después de que trascendiese que el Plan Director del Aeropuerto de Gran Canaria, aprobado en 2001, contemplaba una tercera pista de aterrizaje. Su construcción llevaría consigo desplazar hacia el interior la GC-1 y la desaparición de Ojos de Garza, La Montañeta y Caserío de Gando.

Una de las protestas de los afectados en el aeropuerto de Gran Canaria. / Juan carlos alonso

Entonces cientos de vecinos iniciaron una larga batalla salpicada de manifestaciones, huelgas de hambre y acampadas de protesta que ha durado años. No querían que Aena borrase del mapa un barrio entero a golpe de indemnizaciones individuales y a buen seguro insuficientes.

Exigían que Ojos de Garza debía seguir existiendo, solo que mudado de sitio. Lograron el apoyo de las instituciones canarias, que formaron una comisión para defender su causa. Y hasta el Parlamento de Canarias aprobó blindarles una parcela de 400.000 metros cuadrados en Montaña Las Tabaibas, varios cientos de metros más hacia el interior de donde están ahora.

Pero todo empezó a truncarse cuando hubo que pasar a la acción y diseñar el futuro barrio. Se hizo preciso saber cuántos querían mudarse y cuántos no. Por lo pronto, solo 253 parecen tenerlo claro.

«Llevo dos años intentando reunirme con el presidente»

La portavoz de la plataforma de afectados por la ampliación del aeropuerto, Margarita Alonso, deja claro que no renuncia al realojo y explica que no se ha logrado el 60% de adhesiones al traslado por «las numerosas anomalías» que se produjeron en el proceso que se puso en marcha para conocer la posición de los vecinos. «He intentado reunirme con el presidente del Gobierno de Canarias para explicárselo, pero aún no me ha recibido».

Recuerda que llegó a tener una cita ya fijada para el 30 de marzo de 2020, pero quedó cancelada por la pandemia. Luego lo ha vuelto a pedir varias veces y para la última ni siquiera ha obtenido una respuesta. Tiene claro que hay muchos intereses en contra del realojo.