Danza, acrobacias y una historia de amor para conquistar Got Talent

Leví López, taxista de Cruz de Jerez, disputará este lunes la final del concurso de Telecinco junto a Estrella Jiménez. Han sorprendido a todo el país y esperan poder vivir del baile tras esta experiencia.

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Quien le iba a decir al bueno de Leví López (27-05-1986, Cruz de Jerez,) hace cuatro años que conocer a Estrella Jiménez, de 21 años y natural de El Tablero, le iba a cambiar tanto la vida. Fue la que le hizo sacar un talento escondido que este joven taxista desconocía llevar dentro. «Al principio iba con mi antigua novia a bailar a discotecas de salsa y bachata por diversión», explica. Pero tiempos después dio con la que es hoy su pareja artística y empezó a combinar su trabajo en el taxi con espectáculos en hoteles del sur de la isla. «Hago las dos cosas porque de la danza solo no puedo vivir», admite López. Pero el sueño de Estrella de participar en el conocidísimo programa nacional Got Talent hizo que la humilde carrera de ambos diera un giro de 180 grados.

Todo comenzó en un casting interno en Tenerife. Ahí pasaron una criba inicial y tuvieron que viajar a Madrid para realizar la primera audición, que se retransmitiría algunos meses después. Una fase a la que no llega cualquiera y en la que más de 300 talentosos participantes procedente de todas las partes del mundo dieron rienda suelta a su habilidad y creatividad. Ahí, la danza arriesgada y sensual unida a las espectaculares piruetas de la pareja isleña volvió a asombrar al jurado, permitiéndoles avanzar hasta las semifinales. «No solo hacemos acrobacias, lo mezclamos con el baile y a través de la coreografía contamos una historia de amor, a veces triste, otras alegre», relata Leví.

Un show que vio en directo toda España y que tocó la fibra sensible tanto del público como del jurado de campanillas que analiza cada actuación. La cantante Edurne García compone esta lujosa mesa de analistas y, sin palabras después del espectáculo que brindó la pareja isleña, solo pudo subrayar en un papel: «Guaaaaau!!». Así fue como pasaron a la gran final que se disputará en Madrid este lunes. «No podemos repetir ningún número y eso siempre dificulta las cosas, pero estamos convencidos de que lo que tenemos preparado para el último día le va a encantar a la gente», cuenta este teldense que aunque ha vivido siempre en Cruz de Jerez, también está muy arraigado a Lomo Magullo. Se trata de una representación que nunca antes han realizado, pero donde se reinventarán, mostrarán lo mejor de su repertorio y darán todo lo que llevan dentro, conscientes de que están ante la oportunidad de sus vidas.

Quieren ganar, ser los mejores de los 12 finalistas que, cada uno en su disciplina, han llegado hasta lo más lejos del programa que presenta Santi Millán. Pero lo harán con la satisfacción de saber que, pase lo que pase, su paso por Got Talent ya lo tienen más que amortizado. «Nos han llamado para trabajar en Madrid, Barcelona con grandes proyectos. Esperamos poder ganarnos la vida bailando ahora que toda España nos conoce», razona el teldense. Un talento que lleva muy poco tiempo explotando, «no sé a donde podría haber llegado si hubiese empezado 20 años antes», y que seguirá potenciando para poder aparcar el taxi y dedicarse a lo que realmente le gusta.

Todos a votar

Canarias entera estará pendiente de él este lunes a partir de las 21.00 horas. «El apoyo que he recibido es increíble, siento que represento a la isla y es un orgullo que jamás pensé que podría sentir», afirma López. Ante el intenso examen del siempre exigente Risto Mejide, Leví espera volver a encandilar al público. Aún así pide todo el apoyo de Gran Canaria para poder alzarse como ganador final del programa, puesto que es la gente quien tiene la última palabra. A través de la aplicación de móvil de Got Talen, los espectadores serán quienes elijan al mejor de la noche. «La votación es gratuita, cada persona tiene cinco votos que puede repartir o dárselos todos al mismo candidato», explica este artista que, a sus 33 años, se le acaba de abrir las puertas de una incipiente y prometedora carrera que acometerá portando la bandera de Telde allá donde le lleven sus maravillosos pasos de baile y acrobacia.