José Alberto se mueve entre árboles de guanábanas. / Cober

Tasarte al punto, con Peña y Tamara

Frutas tropicales. Las fincas de mangas y guanábanas de José Alberto Umpiérrez ponen en el mapa de España el paraje aldeano y su vergel agrícola al salir en el nuevo programa de cocina de las mañanas de TVE

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO La Aldea

Al chef Peña, que comparte programa con Tamara Falcó en TVE, se le escapó un expresivo joder cuando se acercó a la nariz una manga de la finca La Cardonera, en Tasarte. «Creedme que son de estas cosas que son únicas, me gustaría que lo oliérais así, porque es increíble», confesó acto seguido, como tratando de explicar a la audiencia ese desliz coloquial ante las cámaras. Ni que decir tiene que la acabó probando y que se deshizo en elogios ante uno de los hacedores de esta exquisitez, Jonay Umpiérrez, ingeniero técnico agrícola. «¡Qué jugoso! ¡Madre mía, cómo está esto!».

Esta espontánea reacción de Javier García Peña habla a las claras de la calidad de los productos que se cultivan en este particular paraíso agrícola de La Aldea y de por qué las tierras que planta José Alberto Umpiérrez (66 años), padre de Jonay, fueron elegidas como marco para una reciente grabación en exterior del programa de 'Cocina al punto con Peña y Tamara' que dedicaron a las frutas tropicales. Peña iba buscando mangos (o mangas, como le precisaron en su visita a la isla) y guanábanas y las encontró a miles en una de las cinco fincas de esta estirpe de agricultores aldeanos, que vive pegada al campo y a estas tierras desde los tiempos del bisabuelo de José Alberto.

Cuenta este veterano agricultor que la visita del televisivo Peña fue relámpago. Se les retrasó el vuelo de Tenerife y todo tuvieron que grabarlo en una tarde. Mientras el chef vallisoletano visitaba dos de sus plantaciones, otro, de la tierra, Aridani Alonso, responsable de cocina del Hotel Cordial Roca Negra, de Agaete, preparaba dos recetas que usan como materia prima estas frutas tropicales. Hizo una 'velouté' (salsa base francesa) de mango con la que acompañó a un trozo de cherne, y una panacota de guanábana guarnecida con 'coulis' (otro tipo de salsa) de mango y de pitaya. ¿El resultado? 13 minutos de grabación que contribuyeron a promocionar Gran Canaria como productor de frutas tropicales mientras en plató Peña y Tamara cocinaban un rape con mango. Y después, una ropa vieja de pulpo, otro señuelo a las islas, y a Tasarte, en particular. Aunque puede que no lo supieran en el programa, en esta playa aldeana se come una de las mejores de Canarias.

El color de la manga permite aventurar su delicioso sabor. / Cober

De paso, Peña puso en el mapa de España el buen hacer de la familia Umpiérrez, que mantiene vivo este vergel con producciones 100% ecológicas. Cultivan 90.000 metros cuadrados en cinco fincas, entre ellas, la de mayor producción de guanábanas de Canarias, con unas 500 plantas, que ellos llaman La Playa, y otra de nada menos que 2.000 árboles de manga, la de La Cardonera, de donde este año salieron 20.000 kilos a la venta. En las dos estuvo Peña y de ellas se llevó varias lecciones. La más curiosa, que no es lo mismo una manga, que no tiene fibra, que un mango. Y que de la guanábana se aprovechan hasta las hojas para hacer infusiones. O mojitos, como los que se prepara José Alberto, un sabio de la tierra y de Tasarte.