Vista del muro y la presa de Soria, el vaso inferior del Salto de Chira. / C7

El Salto de Chira ya tiene la luz verde administrativa para empezar las obras

El Gobierno canario declara las instalaciones de utilidad pública y da 72 meses a REE para solicitar la puesta en servicio de la central hidroeléctrica

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El Gobierno de Canarias ha otorgado la autorización administrativa de las instalaciones incluidas en el proyecto del Salto de Chira, que declara de utilidad pública, concediendo a la promotora de la central hidroeléctrica de bombeo reversible prevista entre esa presa y la de Soria, Red Eléctrica de España (REE), un plazo de 72 meses para presentar la solicitud de puesta en servicio de una inversión superior a 400 millones de euros.

De ser así, REE pondría en marcha el Salto de Chira en diciembre de 2027, seis años después de obtener la autorización administrativa y la declaración de utilidad pública y tras 70 meses de obras en el barranco de Arguineguín, el plazo de ejecución estimado de todas las instalaciones del proyecto.

El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, destacó ayer que el Salto de Chira es «el primer gran proyecto de almacenamiento energético en Canarias y un hito determinante para que las islas alcancen el objetivo de descarbonizar su economía en el año 2040».

JOSÉ ANTONIO VALBUENA. Consejero de Transición Ecológica: «El Salto de Chira es el primer gran proyecto de almacenamiento energético de Canarias»

C7

En una nota, la Consejería detalla que las obras de construcción comenzarán por la desaladora de agua de mar que garantizará el uso hidroeléctrico de las presas y seguirán por la canalización del bombeo de ese líquido junto a la carretera que sube hacia las presas. Posteriormente continuarán por las cavernas de la central y las conexiones subterráneas entre las presas de Soria y Chira.

El proyecto también dispone ya de la declaración de utilidad pública e interés social por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

REE se congratuló horas después de la resolución del Gobierno canario destacando que «permitirá iniciar los trabajos de construcción» de la central de 200 MW de potencia, equivalentes al 36% de la punta de demanda eléctrica de la isla.

El operador y transportista del sistema eléctrico mantiene que el Salto de Chira «reforzará la garantía de suministro de Gran Canaria, al aumentar la potencia instalada en el sistema, y aportará una mayor seguridad de suministro» a un sistema aislado y vulnerable. Además, en caso de interrupción del suministro, la central «permitirá agilizar y reducir drásticamente los tiempos de reposición».

La concesionaria del uso hidroeléctrico de las dos presas del Cabildo estima que el proyecto genere 4.366 puestos de trabajo durante la ejecución de las obras, de los cuales, 3.518 se crearían en Gran Canaria (1.423 puestos directos, 1.987 indirectos y 109 inducidos).

REE destaca que el proyecto permitirá incrementar la integración de energías renovables en el sistema eléctrico, al aprovechar sus excedentes para el bombeo y almacenamiento en forma de agua. Estima que cuando entre en servicio, el Salto de Chira conseguirá que la producción renovable sea un 37% superior a la que se tendría si no existiera, elevando la cobertura media anual con generación renovable al 51%.

Además, permitirá una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera de un 20% y una mayor independencia energética que se traducirá en un ahorro de 122 millones de euros anuales en las importaciones de combustibles fósiles para la generación eléctrica en la isla.

También el presidente del Cabildo, Antonio Morales, mostró su convencimiento de que las obras comenzarán en las próximas semanas por la desaladora, con una capacidad de producción de 2,7 millones de metros cúbicos al año.

Previsión de inicio, en enero

Otras fuentes consultadas prevén que la colocación de la primera piedra de la desaladora, el primer elemento de la central, se ponga en la semana del 10 al 16 de enero de 2022.