Foto de archivo de un pleno de San Bartolomé de Tirajana. / Cober

El PSOE afirma que el pacto en el sur acabará el mandato

La semana próxima. Esa es la fecha prevista para que se dé a conocer la reestructuración del cuatripartito. Solo PSOE y Cs intercambian áreas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

El pacto es sólido, «goza de buena salud» y el reajuste que se ha negociado solo busca rearmar esta alianza de gobierno para mantener la hoja de ruta que se firmó tras las elecciones y afrontar con más fuerza el segundo tramo del mandato. Esta es la posición del PSOE, expresada por su secretario general en San Bartolomé, Carlos Álamo, que este miércoles s e reunió con la alcaldesa y miembro también del partido, Conchi Narváez, para tratar de apuntalar los últimos flecos de los acuerdos alcanzados entre los cuatro socios del pacto, PSOE, NC, CC y Cs, y dar por superadas las tensiones generadas por una avocación de competencias a la edil del partido naranja en octubre de 2020.

En principio, si nada se tuerce, l a semana próxima se harán públicos los cambios y se escenificará la «buena salud» de este pacto, aunque ni desde el gobierno ni desde el PSOE se dieron más detalles. Los socios quieren despejar las dudas suscitadas en una parte de la ciudadanía tirajanera y tratarán de hacer algo más que limitarse a la firma en sí de los decretos por parte de la alcaldesa para efectuar los cambios pactados en el reparto de áreas.

Ciudadanos, reforzado

En principio, y por la información que maneja este periódico y que ha ido trascendiendo desde hace semanas, el único trasvase de competencias se producirá entre el PSOE y Cs, que fueron los que, a decir verdad, se vieron inicialmente implicados en la crisis que se abrió a finales de octubre de 2020, cuando Narváez, que es del PSOE, le retiró a la única edil de Ciudadanos, Inés Rodríguez, el área de Policía Local y se la entregó a NC.

Tras semanas de discretas negociaciones, y que, en realidad, llevan bastante tiempo cerradas, el PSOE accede a entregarle Hacienda y Rentas a la formación naranja, que, dicho sea de paso, tampoco aspiraba a recuperar Policía. Y por su parte, los socialistas, que intentaron sin éxito que NC les cediese a cambio la gestión de la seguridad policial en el municipio, tiran por la calle de en medio y crean una nueva concejalía, la de Presidencia, que será asumida por el que todavía es edil de Hacienda, Antonio Pérez. Sí mantendría Patrimonio y Contratación.

En el acuerdo s e pactó también la entrada de un nuevo asesor para Cs, Sixto García, diplomado en Administración y Dirección de Empresas, que reforzará a Inés Rodríguez en su nueva función. El cargo de confianza anterior, Juan Campos, propuesto por Cs para su etapa al frente de la Policía Local, ya fue cesado hace semanas.

Solo quedaba por resolverse un último fleco, lo que la alcaldesa, esta semana, calificó de «problema interno» en CC. En una mesa del pacto celebrada el pasado 4 de junio se le propuso al nacionalista Alejandro Marichal que devolviese las áreas de Festejos y Eventos a la edil de su propio grupo, Francisca Quintana. Marichal propuso sustituírselas por sus actuales competencias en materia de Medio Ambiente en septiembre de 2020, pero Quintana no parece conforme y la alcaldesa cree que su disgusto puede afectar al pacto. Este lunes Álamo y Marichal se vieron para ver la respuesta de CC, pero no ha trascendido. En todo caso, dada la posición que hasta ahora ha defendido Marichal, que ha reivindicado cierta autonomía en la gestión de sus áreas y que también se negó meses atrás a ceder Turismo a petición del PSOE, es poco probable que acceda a esa petición.