Un voluntario ayuda a un grupo de refugiados en la estación de Odesa. / efe

Psicólogos ofrecerán terapia a 80 refugiados ucranianos en Gran Canaria

«Esperamos encontrar a gente que ha perdido su casa, su referencia, su pertenencia a un barrio, que ha tenido que salir corriendo de su ciudad»

EFE Las Palmas de Gran Canaria

Ocho profesionales adscritos al Colegio de Psicología de Las Palmas ofrecerán terapias, colectivas e individuales, a un grupo de 80 refugiados ucranianos, menores y adultos, en la sede de la Fundación La Caja de Canarias.

Esta asistencia psicológica a refugiados que han huido de la guerra, cuyos beneficiarios podrán ser muchos más de los inicialmente previstos, ya que sus promotores animan a todos los interesados a acudir a partir de este jueves a las sesiones que se organizarán, que se harán públicas este miércoles, es el objetivo de un convenio de colaboración suscrito entre la Fundación La Caja de Canarias, la Asociación Ucraniana en Canarias y la Acción Social de Caixabank.

La responsable de esta última entidad, Olga del Pino, ha explicado a los periodistas que esta acción se suma a la labor que realiza desde que estalló este conflicto bélico, y que ha permitido a sus voluntarios traer a España a un millar de ucranianos, incluidos tanto heridos de guerra como pacientes oncológicos que vieron suspendidos sus tratamientos y que ahora son tratados en hospitales del país en coordinación con el Ministerio de Sanidad.

Del Pino ha destacado que Caixabank también ha habilitado un protocolo específico dirigido a este colectivo, al que, con ayuda de intérpretes, ofrece agilizar los trámites necesarios para abrir una cuenta bancaria con el fin de facilitarles el inicio de una nueva vida en España.

El miembro de la junta directiva del Colegio de Psicología de Las Palmas Tomás Sánchez ha detallado que este proyecto de intervención con adultos y niños ucranianos se desarrollará en cuatro sesiones, correrá a cargo de ocho profesionales del Grupo de Intervención de Emergencias de la institución y consistirá en ayudarles a superar el estrés postraumático que sufren como consecuencia de lo que han vivido.

«Esperamos encontrar a gente que ha perdido su casa, su referencia, su pertenencia a un barrio, que ha tenido que salir corriendo de su ciudad y que ahora mismo está viviendo en una zona de Europa más tranquila, pero a la que necesita adaptarse, además de tratar de superar lo vivido y prepararse para poder normalizar» su día a día en un futuro inmediato, ha referido.

La presidenta de la Asociación Ucraniana en las islas, Olesya Lylak Chyzhovych, ha resaltado que, además de perder su vivienda, la mayoría del millar de refugiados ucranianos que ahora viven en Canarias también han dejado en su país en guerra a sus familiares, lo que les genera un sufrimiento añadido.

«Los niños siguen con miedo. Caminan por la calle y, ante cualquier ruido que oyen, bajan la cabeza y, lógicamente, necesitan de una intervención -psicólogica- rápida», ha aseverado Lylak Chyzhovych, quien ha hecho extensible este dolor a los compatriotas que ya vivían en las islas y que ahora sufren por los familiares que viven la guerra en primera línea, a quienes ha animado a acudir a estas sesiones que pueden ayudarles mucho.

El director general de la Fundación La Caja de Canarias, Fernando Fernández, ha informado de que esta institución cederá gratuitamente sus instalaciones del CICCA para que puedan acoger esta intervención, «tan urgente y necesaria».