Un grupo se divierte saltando al agua en la piscina de Santa Lucía. / C7

Las piscinas municipales, un oasis cumbrero frente al calor

La reapertura estival de las zonas acuáticas supone un importante aliciente para la población de estas zonas, que podrá darse un baño sin desplazarse hasta la costa

SAMANTHA SÁNCHEZ M.

El verano ha llegado a la isla para quedarse. Y con él, también lo han hecho las altas temperaturas. Tradicionalmente, los grancanarios y grancanarias han recurrido a las playas para refrescarse durante la temporada estival. Sin embargo, existen otras alternativas menos conocidas como las piscinas municipales del interior, que algunos ayuntamientos ponen a disposición de la ciudadanía como una opción más para el ocio y disfrute en la época veraniega.

Pero estas zonas acuáticas no solo constituyen un espacio de recreo para las personas residentes en el interior, medianías y zonas altas de determinados municipios de Gran Canaria, sino que también actúan como un refugio que les permite sobrellevar los calurosos meses de verano sin tener que desplazarse una gran cantidad de kilómetros hasta la playa más cercana.

«Estas piscinas son un balón de oxígeno para nosotros y nosotras. Son lugares a los que nos podemos escapar sin tener que alejarnos de nuestras casas. Todos los años estamos deseando que se abran», afirma Sandra Castro, vecina de Santa Lucía de Tirajana.

Una de estas piscinas se encuentra en Santa Lucía

Una de estas opciones recreativas se encuentra en Santa Lucía de Tirajana, que podrá ser disfrutada por los vecinos y vecinas hasta el 25 de septiembre. «La piscina engancha por el ambiente familiar que se respira. Todos los años vengo varias veces con mis hijos porque a ellos les encanta pasar los días aquí. Es uno de sus planes favoritos en verano», cuenta Andrés Mayor, residente de Vecindario.

Por otra parte, Diana Batista, vecina de Telde y usuaria habitual de la instalación desde hace años, señala que son muchos los factores que hacen que la piscina sea un plan casi obligatorio en la época veraniega.

«El paisaje, la tranquilidad y el buen tiempo. Todo suma. Agradecemos tener esta opción para echarnos un chapuzón sin tener que ir siempre a la playa, pero las que más lo agradecen son las personas que viven por la zona y que necesitan algo así para refrescarse durante esta ola de calor», añade Diana.

    Piscina municipal de Temisas, en Agüimes

    Cerca de la de Santa Lucía, se sitúa la piscina municipal de Temisas, uno de los puntos en los que se registran las temperaturas más elevadas del municipio de Agüimes, que permanecerá abierta hasta el 2 de octubre.

    «Venir a esta piscina es tan relajante. Me quedo atontada mirando las vistas y escuchando los sonidos de la naturaleza. Es como un oasis en mitad del campo», comenta Alicia Santana, de Telde. «¡Me encanta esta piscina porque puedo nadar de un lado a otro sin respirar!», agrega Javier, el hijo de 9 años de Alicia, recién salido del agua.

      Otra opción para este verano es la piscina de Tejeda

      Estas piscinas también atraen a muchas personas de la capital y de otros puntos de la isla, a las que no les importa trasladarse con tal de disfrutar de las instalaciones. Otra clásica piscina municipal para el verano cumbrero es la localizada en Tejeda, que cuenta con unas vistas privilegiadas y que estará abierta hasta el 15 de septiembre.

        Piscina municipal de Artenara

        Otra opción es la piscina municipal del municipio de Artenara, que podrá visitarse hasta principios de septiembre.

          Todas ellas están adaptadas a todas las edades y cuentan con todas las comodidades y servicios para pasar en familia unas buenas vacaciones de verano.

          C7