Borrar
Foto de archivo de musulmanes orando el día de la Fiesta del Cordero. ARCADIO SUÁREZ
Musulmanes molestos por no poder sacrificar corderos este sábado

Musulmanes molestos por no poder sacrificar corderos este sábado

controversia ·

El Matadero no opera el fin de semana y pacta con la Liga de la Comunidad Islámica prestarles el servicio el lunes para la Fiesta del Cordero

Gaumet Florido

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 8 de julio 2022, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Miembros de la comunidad musulmana en Gran Canaria han mostrado su malestar porla imposibilidad este año de contar con el Matadero Insular, que depende del Cabildo, para el sacrificio de los corderos con los que estos fieles celebran la tradicional Fiesta del Cordero, del Sacrificio o 'Eid al-Adha'. Esta conmemoración anual empieza este sábado, pero el Matadero no opera los fines de semana, de ahí que los musulmanes radicados en la isla que quieran participar de este rito no podrán contar con el servicio de los matarifes insulares.

Mustafá Kamboui entiende que esta medida discrimina a su comunidad. «Pagamos impuestos como todos y el Matadero es un servicio público que debe atender a todos los ciudadanos, también a nosotros», se queja. «Es como si a los cristianos les dicen que el día de la Nochebuena se lo pasan del 24 al 27 de diciembre». Kamboui dice hablar con conocimiento de causa. No en vano, aclara, fue uno de los cuatro miembros de la Junta Islámica que en 2010 supervisó el proceso por el que el Matadero instaló un sistema para cumplir con el rito musulmán del Halal a la hora del sacrificio.

Advierte de que se fomenta el sacrificio clandestino

A su juicio, esta decisión de postergar al lunes el servicio de los matarifes obligará a muchos musulmanes a cumplir con el rito de forma clandestina. En Gran Canaria hay unos 20.000, aunque según fuentes de esta comunidad, solo la celebran unos 3.000.

Desde el Cabildo explican que, en efecto, el Matadero no puede sacrificar los animales ni el sábado ni el domingo, porque, entre otras cosas, los servicios veterinarios oficiales, que pertenecen al Gobierno de Canarias y que han de estar presentes, no trabajan en fin de semana. Y los matarifes tampoco podrían hacer horas extra y abrir el sábado, porque, en cumplimiento de la normativa, el personal tendría que librar 48 horas y no podría entonces estar operativo el lunes.

La previsión es que se sacrifiquen 500 corderos

En todo caso, les extraña el malestar creado dado que la entidad pública ha convenido con la Liga de la Comunidad Islámica, el colectivo que representa a la mayor parte del colectivo musulmán de la capital, que este año el sacrificio se realice el día 11. La previsión es que esa jornada se sacrifiquen en torno a 500 corderos.

Es verdad que en un primer momento, en un escrito remitido al Matadero por esta asociación el 22 de junio pasado, la Liga de la Comunidad Islámica les avanzó su intención de celebrar este rito entre los días 9 o 10 de julio, en función siempre de la Luna, que es la que marca el día o días en que cae.

Sin embargo, la sociedad cabildicia les respondió con otro escrito el 28 de junio en el que les advirtió de que los dos días escogidos caen en fin de semana, durante los que no están operativos, y les instaba a buscar otra fecha alternativa.

Así fue como ya el 4 de julio la Liga comunicó que la fiesta se celebrará el lunes 11 y pidió también que los animales sacrificados sean entregados el mismo día a sus dueños para poder cumplir con los ritos de la fe islámica.

La fiesta dura tres días, según la Liga de la Comunidad Islámica

Oumar Kasse, miembro de la directiva de este colectivo musulmán, explicó a este periódico que la asociación entendió la situación y que optó por el 11 porque al fin y al cabo la fiesta dura tres días, del 9 al 11. Se mostró sorprendido por la controversia generada y pidió que se tuviera en cuenta que las manifestaciones que puedan hacer algunos miembros de la comunidad las hacen a título particular.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios