Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 2 de marzo
Rechazo a la línea con Tarfaya por los riesgos para la agricultura y la ganadería

Rechazo a la línea con Tarfaya por los riesgos para la agricultura y la ganadería

La reanudación de la línea marítima entre Puerto del Rosario y Marruecos supondría «una competencia desleal con los productos canarios», augura el consejero regional del Sector Prmario, Narvay Quintero

Catalina García

Puerto del Rosario

Miércoles, 17 de enero 2024, 16:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al proyecto de reanudación de la conexión marítima entre Puerto del Rosario y el muelle de Tarfaya, en Marruecos, le han salido tres voces en contra: la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga); el consejero regional de Agricultura, Ganadería, Pesca y Soberanía Alimentaria, Narvay Quintero; y el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales. Los tres coinciden en esgrimir el mismos argumento: el riesgo de la llegada de plagas y enfermedades para la agricultura y la ganadería por los insuficientes medios de control actuales.

Asaga habla de «temor» con respecto a la puesta en marcha de nuevo de la línea marítima con Tarfaya, que la semana se anunció que podría ser realidad en este 2024 por parte del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Fuerteventura, la Cámara de Comercio majorera y una delegación del Gobierno de Marruecos. «El sector agrario teme que propicie la entrada masiva a las islas de mercancías agrícolas y ganaderas de origen marroquí y, con ello, se propaguen plagas y enfermedades, tanto fitosanitarias como epizoóticas, que podrían acarrear pérdidas en las producciones locales, así como suponer un peligro para la cabaña ganadera».

En Marruecos, existen determinados patógenos vegetales como «el virus del rugoso del tomate o la falsa polilla (Thaumatotibia leucotreta), detectada en algunas frutas importadas a la Península, que representan una seria amenaza al afectar a decenas de especies arbóreas y cultivos como el aguacate, viña, olivo, caqui, granado, pimiento, tomate o berenjena», enumera su presidenta Angela Delgado.

En lo tocante a la ganadería, Asaga apunta a la presencia de epizootias en el país vecino como la fiebre aftosa, altamente contagiosa, que afecta al ganado y en especial a los rumiantes. También a que detrás de la enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE), que afecta al ganado vacuno en la Península, se encuentre un mosquito presente en Marruecos. En cualquier caso, «hay que entender que las medidas de higiene, alimentación y bienestar animal exigidas a los productores marroquíes son más laxas que las exigidas a los ganaderos comunitarios».

Descritos las posibles riesgos sanitarios para el sector primario, Asaga recuerda la carencia de inspectores en los Puntos de Inspección Fronteriza (PIF) de Canarias situados en cada puerto del archipiélago. «No se puede garantizar el control aduanero del tráfico de personas y mercancías procedentes de este país africano. Preocupa que, al no tratarse de contenedores sino de transporte rodado, como camiones en su mayoría, se dificulte todavía más cualquier inspección o vigilancia, y una vez llegue a Puerto del Rosario, la mercancía introducida se pueda mover libremente por el resto de las islas».

«Preocupación» mostraron el presidente grancanario, Antonio Morales, y el consejero regional de Agricultura, Ganadería, Pesca y Soberanía Alimentaria, Narvay Quintero, debido a que la futura línea marítima generaría una competencia desleal con los productos canarios y podría provocar la entrada de plagas en el archipiélago. Morales subrayó que va a ser «muy difícil competir con unos controles fitosanitarios que no tienen la dimensión y la rigurosidad que poseen en estos momentos los que se realizan en Europa y en Canarias, y, además, es imposible competir con los salarios que se pagan en Canarias, en España y Europa con los de Marruecos».

Quintero habló de las plagas que pueden entrar. «Detectamos 90 plagas introducidas y que han mermado muchísimo la capacidad de producción y económica y, por tanto, su viabilidad».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios