Una dimensión de 15 millones

El informe sobre el impacto económico, social, turístico y ambiental que genera el carnaval traduce su valor económico. Los principales retos en la expansión del evento están en la digitalización y en crear un legado que permita que la fiesta esté presente en la vida de la ciudad todo el año.

David Ojeda
DAVID OJEDA

El impacto económico del carnaval se traduce en la generación de unos 15 millones de euros, cantidad aproximada que se consignará por escrito en el informe sobre el impacto económico, social, turístico y ambiental que genera el evento en Las Palmas de Gran Canaria. Este documento encargado por el Ayuntamiento está siendo realizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y capitaneado por Sergio Moreno del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible.

Moreno y sus colaboradores –Donald Getz, de la Universidad de Calgary, y Tommy Anderson, de la Universidad de Gotemburgo– llevan más de un año buceando en el presente y el futuro de la fiesta más popular de la ciudad, buscando las conclusiones que le permitan consolidarse como el referente popular de la ciudad y ventana al exterior.

El responsable del TIDES de la universidad local afina las cuentas a la espera de poder culminar en el mes de abril los datos de un informe que en estos momentos tiene abierta una encuesta de percepción popular. «Si ya solo en valor mediático el año pasado se cifraba en 11 millones, y viendo que ha ido progresando todos los años, a lo que hay que incluirle el impacto directo de lo que sería la inversión que se realiza más el gasto que hacen los visitantes, está claro que la cifra bruta está por encima de los 15 millones», indicó.

Seguimiento.

Para Moreno hay una muestra clara del crecimiento de la fiesta, especialmente por las nuevas formas de visibilizarla en el exterior. «El dato con un monitoreo muy importante es el crecimiento del impacto mediático, el que tienen las redes sobre todo. El valor de mercado de lo que es la imagen a través de lo que son los medios e internet fue de más de 11 millones de euros. La parte de internet es mayor que televisión, radio y el resto de medios. El carnaval ha tenido más repercusión a nivel de evento que otros carnavales y otros actos, eso es importante y a destacar. Una repercusión mediática cada vez mayor. El carnaval se debe adaptar cada vez más a la digitalización, ya lo ha hecho en gran medida, pero como evento muy visual hay que integrarlo», indicó.

Todo ello, aduce, viene de un cambio de ciclo en el que después de años alejados del evento, fundamentalmente por la violencia que se generaba en sus noches festivas, se recupera el afecto popular. «La sociedad local tiene que sentirse orgullosa. Cuando lo está lo apoya, mejora y tiene más repercusión. Y si está transmitiendo una serie de valores que son los más adecuados crea un círculo positivo. Y todo lo contrario cuando no es así. Aquellos años en los que el carnaval pasó por sus peores momentos la gente cambió su forma de entender la fiesta y nadie la quería. Ahora hay mayor conexión. Entre otras cosas por la evolución que ha tenido la fiesta. La generación del 73 es la más numerosa en términos de edad, de lo que es la población de las islas. Lo que más tenemos ahora es gente de cuarenta y tantos. Esa gente vive el carnaval de una forma diferente a cuando tenían 18 años. Por eso el carnaval ha ido migrando a esas fórmulas que son más de día, El reto es saber cómo seguir conectando a esa gente sin dejar atrás a la gente joven, para que el legado del carnaval continúe en el tiempo», manifestó.

Hablando de retos, Sergio Moreno destaca la necesidad de incorporar el turismo a la fiesta. «Si soy un turista y vengo aquí no tengo como entender el fenómeno en las fechas que no haya carnaval. En Santa Cruz de Tenerife tienen la Casa del Carnaval. Si vas a Nueva Orleans siempre tienes la posibilidad de visitar determinadas atracciones como las carrozas durante todo el año. Aquí fuera de las fechas no hay nada. Por eso, por ejemplo la gala drag tiene mucho potencial fuera de las fechas en las que ocurre si lo estiras adecuadamente. Por eso es importante el contenido visual, que te permite tener una pequeña degustación durante todo el año», dijo.

Y es que el responsable del informe encargado por la Concejalía de Turismo, entre sus primeras conclusiones, destaca que hay espacio para todos. «Los eventos del carnaval tienen cada uno su público. Diferentes tipo de eventos con diferentes públicos. Eso sale en el estudio. La población local entiende el carnaval de muchas maneras diferentes. Los hay que lo entienden desde el punto de vista de la libertad. Los hay que lo entienden solo desde la diversión; otros como una forma de socializar y compartir tiempo con familias y amigos. Cada uno lo entiende de una forma y cada evento tiene su forma de entenderse, porque hay gente que lo entiende como una competición. Hay quien participa solo para ganar un premio. Es muy interesante ver todas esas vertientes», subrayó.

En los próximos meses conoceremos el detalle de un informe que pretende «ver cómo conectamos el carnaval con el portafolio de eventos de la ciudad, tanto culturales como deportivos o de todo tipo. Que cada evento sirva para mejorar los otros».