Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 25 de febrero
Imagen de archivo de la zona en litigio. C7
El TSJC suspende de forma cautelar el cambio del Plan que originó la guerra de las gasolineras

El TSJC suspende de forma cautelar el cambio del Plan que originó la guerra de las gasolineras

La Sala considera que el Ayuntamiento podría estar «interviniendo en la competencia» en favor de Disa y en contra de Pedruzcos Oil

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 26 de julio 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha ordenado la suspensión cautelar de la modificación del Plan General de Ordenación de la ciudad en la zona de San Lázaro-Siete Palmas que ha dado origen a lo que se conoce como la guerra de las gasolineras. Se trata de un cambio de planeamiento que, en esencia, expropia el suelo en el que Pedruzcos Oil quiere construir una estación de servicio y, al tiempo, cede otra parcela a Disa para que levante la suya justo al lado, en las proximidades de la rotonda en la que nace la calle que da a las puertas del cementerio de San Lázaro.

Pedruzcos Oil recurrió la aprobación inicial de la modificación del planeamiento, entre otros actos administrativos, y solicitó al tiempo la suspensión cautelar de la tramitación de este cambio.

EL CAMBIO

  • 2,8. Es la cifra, en millones de euros, que el Ayuntamiento ha invertido en comprar los terrenos de la zona La operación plantea un aparcamiento en el solar de Pedruzcos Oil, pero también una vía alrededor del cementerio, una cafetería y un crematorio.

Ahora el TSJC ha accedido a la suspensión cautelar no solo de la modificación del Plan General sino también «la eficacia de los acuerdos de la adenda de fecha de 3 de noviembre de 2022 al convenio urbanístico de 30 de marzo de 2015».

Se refiere con ello el Tribunal al hecho de que la cesión a Disa del suelo que hasta ahora tenía uso deportivo en el planeamiento fue incluida en una adenda a un acuerdo de 2015. Ese año se planteó a Disa que entregara parte del suelo en el que tiene su gasolinera en la trasera del cementerio de Vegueta a cambio de dos solares: uno en Obispo Romo -donde ahora hay una gasolinera- y otro en la Vega de San José. Sin embargo, la oposición vecinal y el trazado de la MetroGuagua hicieron que no se formalizara el traslado, con lo que quedaba pendiente una parte de la compensación que se ubicó, finalmente, junto a la rotonda que, desde el cementerio, conecta con la circunvalación.

El auto, contra el que cabe la interposición de un recurso de reposición, considera que « la no suspensión interesada conduciría a una situación en la que la Corporación local demandada estaría interviniendo en la competencia en favor de un determinado operador y en menoscabo de los intereses de la parte actora». Es más, incide en que «a través de la modificación del Plan General, el Ayuntamiento de Las Palmas puede estar impidiendo la competencia efectiva en el mercado, al beneficiar a uno de los operadores (DISA)».

La Sala, que preside Óscar Bosch, entiende además que la aplicación de la suspensión cautelar evita la política de hechos consumados. «La sentencia que en su día se dictase en este procedimiento quedaría desprovista de cualquier eficacia, toda vez que, al tiempo de su firmeza, DISA habrá ejecutado o, al menos obtenido, los títulos habilitantes necesarios para ejecutar la estación de servicios y, por su parte, la entidad recurrente se habrá visto despojada de los derechos y aprovechamientos actualmente reconocidos por el planeamiento».

Y advierte de las repercusiones económicas que podría tener el cambio de planeamiento y no solo por la transferencia de aprovechamientos de Pedruzcos Oil a Disa, sino también para las arcas públicas. «No podemos soslayar (con toda la provisionalidad inherente a este incidente cautelar) el dato que apunta la recurrente (...) acerca de los perjuicios económicos que se deriven para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ante la más que probable reclamación de responsabilidad patrimonial que se articule, a resultas de la pérdida injustificada de aprovechamiento urbanístico causada a la demandante en favor de un competidor en el mercado», prosiguen los magistrados, quienes advierten de que « la no adopción de la medida cautelar interesada entrañaría una vulneración de la tutela judicial efectiva».

El auto también toma en consideración el informe de la Secretaría General del Pleno, de junio de 2021, que advertía de que la modificación del planeamiento requería antes tramitar el cambio del acuerdo con Disa de 2015, que no había sido aprobado de manera oficial.

No se acepta la exigencia municipal de aportar una caución

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) tampoco acepta la exigencia hecha por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de que la empresa Pedruzcos Oil presentara un garantía para afrontar los perjuicios que pudieran derivarse de la paralización de la tramitación del cambio del Plan General de Ordenación (PGO). «Nos encontramos ante una modificación puntual del planeamiento, por lo que ningún perjuicio económico ni de ninguna otra índole conllevaría la demora en al aprobación definitiva de la modificación del PGO tramitada, bien para el Ayuntamiento bien para los terceros implicados», señalan los magistrados, quienes insisten en que existe «un indicio claro de nulidad radical de la actividad administrativa recurrida».

Tanto el Ayuntamiento como Disa trataron de demostrar que los actos impugnados constituían un mero trámite y, por tanto, no se podían recurrir ante el TSJC.

Sin embargo, la Sala entiende que, de manera excepcional, los actos de trámite pueden ser recurridos -como una resolución- «cuando deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, determinen la imposibilidad de continuar el procedimiento (por ejemplo, el acto que ordena la conclusión anormal del procedimiento y el archivo del expediente) o causen indefensión o perjuicio irreparable a derechos o intereses legítimos, es decir, en aquellos supuestos en los que se trate de un acto cualificado». Por eso, concluye que el acuerdo de cambio del PGO es un «acto de trámite cualificado» recurrible.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios