Trasa cambió su razón social tras la cesión de las guarderías

El pasado 19 de marzo el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria anunció en un comunicado que la gestión de las escuelas infantiles municipales, hasta ese momento en manos de Ralons, eran cedidos con el visto bueno de la corporación a Trasa, empresa que hasta que el cambio no se oficializó por el consistorio no actualizó la razón social de sus actividades en el registro mercantil.

David Ojeda
DAVID OJEDA

El 20 de marzo es cuando la nueva concesionaria amplía su objeto social e indica que la enseñanza y la gestión de centros de enseñanza estaba entre sus competencias empresariales, toda vez que recibía de manos de Ralons y en connivencia con el Ayuntamiento la responsabilidad de la gestión de 11 centros con 1.200 niños de la ciudad como usuarios.

Hasta el momento en el que Ralons consigue la luz verde de la junta de gobierno municipal para traspasar el servicio, en medio de un escenario de conflictividad laboral acusado desde que comenzó el año, Trasa se dedicaba a la «transferencia, tratamiento y eliminación de toda clase de residuos».

Despidos.

Por otro lado, los representantes de los trabajadores siguen perfilando sus argumentos jurídicos para presentar oposición legal al despedido de 21 trabajadoras que Ralons ejecutó justo antes de su salida del servicio. «Ralons llegó hace diez años con despedidos y se va también con despedidas», significan desde el comité de empresa a este diario. Las 21 despedidas se encontraban con obras de obra y servicio, y en varios casos llevaban varios cursos contratadas. Por lo que desde la representación de las trabajadoras entienden que debieron ser también subrogadas por Trasa.

Por su lado, Pepa Luzardo, portavoz municipal del PP, indicó en un comunicado que «es muy triste que tras soportar durante meses retrasos en el pago de sus salarios, de manifestarse y estar sometidos a un calvario, un número importante de estas trabajadoras se quedaran por el camino pesar de que debieron ser subrogadas a la nueva empresa tal y como establece el pliego de condiciones».