Aridany Romero, en el tatami del Werdum Training Center. / juan carlos alonso

«En el tatami me libero, es mi zona de confort»

El concejal de Deportes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria desvela algunos de sus lugares favoritos en la capital grancanaria

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

Aridany Romero nació en el año 1979 en el barrio de San José de la capital grancanaria. En la actualidad es el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y desvela que «el Real Sporting de San José, el bote Tomás Morales y el club de lucha Adargoma fueron mis primeras referencias deportivas».

Lleva 22 años de militancia en el PSOE, aunque siempre estuvo involucrado desde la época en el instituto en colectivos y en la lucha por asuntos sociales. Ahora como concejal de Deportes cuando acude a actos o a charlas con niños siempre resalta que para él su ídolo «fue mi padre. Él ya trabajaba con 9 años de edad en servicios turísticos en el Sur. Eran 10 hermanos y su lucha y constancia siempre ha sido ejemplo para mí. Ahora cuando surge un problema con un club o una federación intento hacerlo mío con la intención de encontrar una pronta solución».

«Me gusta la tranquilidad y disfruto mucho de la compañía y la conversación junto a mis hijos, Besay y Saida»

Con Aridany Romero hemos hecho un repaso a sus rincones favoritos de Las Palmas de Gran Canaria y así descubrir sus aficiones e inquietudes. Romero es un gran aficionado a los deportes de contacto. «De niño no tenía habilidades para casi nada. Era el más malo pero si la cuestión era tirarse al suelo. ahí mostraba algunas habilidades. Luché durante mucho tiempo. Recuerdo ir a boxear con Feluco a Tres Palmas y practicar judo, pero nadie lo sabía. Soy una persona muy reservada y mi hijo en ese aspecto se parece a mí. Ahora, siempre que puedo, me vengo un ratito al Werdum Training Center, en la calle Pérez del Toro, y lucho con los compañeros. Hago grappling, libre olímpica, jiu jitsu o judo. Estar en el tatami luchando me devuelve a mi esencia, es mi zona de confort. Más que nivel, lo que no tengo es miedo y combato en buena lid para mantenerme activo físicamente, ya que uno debe cuidarse», resalta con orgullo.

Las frases

  • Orígenes «El Real Sporting de San José, el Tomás Morales y el Adargoma fueron mis primeras referencias»

  • De ruta «Me relaja caminar por la ciudad y descubrir lo bonita y diferente que es»

  • Lugar gastronómico «Aconsejo el Coffee and Bike Blue Power, en Tamaraceite. Lugar ideal para un buen desayuno saludable»

Aridany Romero se preocupa por los amigos del barrio que por una u otras circunstancias han desviado su camino en la vida, así como por los compañeros de lucha en el tatami. Le relaja «caminar por la ciudad y descubrir lo bonita y diferente que es», desvela. Esos paseos, así como el rato en el tatami, le evade del ajetreo diario y le hace reflexionar «sobre el desarrollo económico y social de muchos barrios humildes y obreros de la ciudad. Para mí es un orgullo aportar mi granito de arena al gobierno de la ciudad que me vio nacer».

Precisamente en una de esas rutas a pie por Las Palmas de Gran Canaria descubrió «Coffee and Bike Blue Power, en Tamaraceite, un lugar ideal para desayunos saludables», lugar que aconseja. Aunque pueda dar otra sensación, Aridany Romero es una persona tranquila que disfruta muchísimo de la conversación con sus hijos, Besay y Saida. «Ya con mi hijo he empezado a hablar de temas de interés y de actualidad, y es una persona a la que no le gustan las injusticias. Y ver a Saida patinar en San Telmo o en la zona de El Lloret me relaja muchísimo», resalta.

Aridany Romero se desenvuelve bien en la cocina: «Hago un arroz amarillo curioso, que aderezado con unas cervezas y unas risas queda fantástico», y recuerda con nostalgia los partidos de la UD Las Palmas en la Naciente, junto a su hermano.