Imagen actual de local donde se produjeron los hechos. / JUAN CARLOS ALONSO

Se suspende el juicio contra el presunto violador del cajero porque faltaba un informe

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial no tuvo otro remedio que posponer la vista oral tras la petición planteada por la defensa

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas suspendió la vista oral que tenía señalada contra un individuo que estaba acusado de haber agredido sexualmente a una sintecho dentro de un cajero de la calle Luis Morote, en la capital grancanaria. El presidente de la Sala, el magistrado Emilio Moya, decidió la suspensión después de que el procesado alegara que no tenía consigo un dictamen forense que determinaba que sufría una enfermedad mental.

Por este motivo y ante la incredulidad de las acusaciones y el propio Tribunal, este último no tuvo más remedio que decretar la suspensión de la vista que se volverá a señalar en próximas fechas cuando el acusado tenga consigo toda la documentación solicitada.

Hay que recordar que en el este procedimiento, el Ministerio Público sostuvo en su escrito de acusación que, sobre las 4.30 horas de la madrugada de 4 de agosto de 2016, el procesado David G.M. entró en el cajero de la entidad La Caixa de la calle Luis Morote «donde en esos momentos dormía» la víctima.

«Con el propósito de satisfacer sus deseos sexuales», añade la acusación, «comenzó a masturbarse, siendo conminado por ésta a abandonar el lugar». No obstante, pese a la negativa de la mujer de mantener relaciones sexuales con su presunto agresor, «la agarró del brazo y la empujó al suelo». En esa posición, consiguió bajarle el pantalón y la ropa interior, la sentó sobre él de espaldas y la penetró vaginalmente.

Mientras la agredía, el encausado le manifestaba que si no se callaba «le tendría que pegar», mientras mantenía su puño en alto.