Ralons se queda sin la gestión de las guarderías municipales

El Ayuntamiento ha autorizado la cesión del servicio a Trasa Europa Servicios y Gestión. Los trabajadores, que venían denunciando la situación de impagos que sufrían por parte del anterior concesionario, serán subrogados y los recursos materiales actuales pasarán a la nueva empresa

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha autorizado la cesión del contrato de gestión de las Escuelas Municipales Infantiles a Trasa Europa Servicios y Gestión, tras un acuerdo entre la actual concesionaria, Grupo Ralons, y dicha empresa. Este proceso ha sido supervisado por la Concejalía de Educación para continuar garantizando la prestación del servicio en la red de once centros de titularidad municipal, informó ayer el Consistorio capitalino en un comunicado remitido a los medios de comunicación.

La Junta de Gobierno ha aprobado esta cesión por la cual el Grupo Ralons dejará de gestionar el servicio y cederá todos los medios personales y materiales a la nueva mercantil, que continuará garantizando el servicio a todas las escuelas municipales en las mismas condiciones recogidas en el pliego en vigor, proseguía el texto oficial.

El Consistorio ha tomado esta decisión tras comprobar que dicha cesión cumple con todos los requisitos establecidos en la normativa. Entre otros, que la sociedad a la que se cede el servicio demuestre la solvencia económica y técnica, así como que la empresa esté al tanto de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, recoge el referido documento.

De esta forma, Trasa continuará haciéndose cargo de la orientación pedagógica, desayuno y almuerzo, proyecto educativo, inglés, talleres temáticos o talleres para familias entre otros servicio, así como del mantenimiento de toda la red municipal de centros, concluye el comunicado del Ayuntamiento capitalino.

Impagos. Lo que no se explica en el texto informativo remitido por el Consistorio en la jornada de ayer jueves es la situación límite en que se encontraban las trabajadoras de las once escuelas infantiles con que cuenta la capital grancanaria debido a los reiterados impagos por parte de Ralons. Una situación que llevó a plantilla a convocar en un primer momento paros parciales en la prestación de sus funciones, que más tarde se convirtieron en totales.

Ademas, protagonizaron una concentración por las calles de la capital para exigir el abono de sus salarios y recordar la situación límite que este incumplimiento por parte de la empresa concesionaria de la gestión de las guardería municipales había llevado a muchos de las empleadas y por consiguiente a sus respectivas familias.

Hay que recordar que los padres y madres de los pequeños que acuden a las escuelas infantiles de la capital grancanaria respaldaron en todo momento y de manera pública las protestas de los trabajadores de las mismas, reconociendo su entrega y dedicación a los menores. Asimismo, no dudaron en hacerse eco de las carencias que presentaba el servicio que se prestaba en estos centros educativos, de los que culparon directamente a Ralons.

El gobierno tripartito, que ahora autoriza la cesión de la gestión de las guarderías municipales, vetó en el pleno correspondiente al mes de enero una moción del Partido Popular que pedía que el Ayuntamiento rescatara el servicio de estos centros, en manos del Grupo Ralons, debido al escenario de conflicto laboral en el que se encontraba como consecuencia de los recurrentes retrasos en los pagos que venían sufriendo unas trabajadoras que se concentraron, en esa jornada, a las puertas de las Casas Consistoriales apoyadas por padres y madres.