Vigilantes privados en el parque de Santa Catalina. / C7

Policías y bomberos reclaman los intereses por el pago tardío de las horas extra

USPB denuncia la contratación de vigilantes de seguridad para los eventos del carnaval de verano de la capital

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La Unión Sindical de Policía y Bomberos (USPB) ha formulado un escrito de reclamación previa a la vía jurisdiccional con el que exige al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria el abono de los intereses que genera el pago tardío de las horas extras a los agentes de la Policía Local y del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de la capital grancanaria.

Aunque en el escrito no se hace ninguna estimación de la cuantía que puede suponer, si se tiene en cuenta el tipo de interés y el importe del principal (2,09 millones de euros), se puede calcular que el dinero que se reclama asciende a unos 350.000 euros.

Hay que recordar que el año pasado la Policía Local realizó 48.000 horas extras (con un coste de 689.000 euros) y los Bomberos alcanzaron las 75.000 horas extras (1,4 millones de euros).

Lo que pretende USPB es que «se reconozca el derecho al pago de intereses generados por el periodo comprendido entre el 31 de marzo y el 1 de junio de 2022 por incurrir en incumplimiento del plazo estipulado para el pago de las horas extraordinarias».

Argumentan que el Ayuntamiento tiene la obligación de pagarles las horas extras dentro del primer trimestre del ejercicio siguiente. Esto supone que el ingreso se debía haber producido, como muy tarde, el 31 de marzo.

Sin embargo, el pago no se efectuó hasta el 1 de junio, lo que produjo, en su opinión, «una mora de 61 días, con el consiguiente perjuicio para los referidos cuerpos de funcionarios», según consta en el escrito de reclamación que firma el presidente de USPB, Víctor García.

La petición se enmarca en el clima de conflicto laboral que mantienen policías y bomberos por la falta de medios humanos, las carencias de materiales y las discrepancias organizativas y retributivas.

Esto está generando una negativa de los agentes a reforzar turnos, como demuestra el hecho de que ayer solo se incorporó uno de los veinticuatro policías que se había pedido para el pasacalles de carnaval.

USPB denunció que se desplegaron vigilantes privados. «La solución del Ayuntamiento», dijo Víctor García, « puede vulnerar la ley al estar los vigilantes en la vía pública, extralimitándose».