La bandera roja ondea en la playa capitalina desde hace más de 1.800 días. / ARCADIO SUÁREZ

La playa del Confital cumple un lustro cerrada al baño

El 26 de abril de 2017 se izó la bandera roja por contaminación fecal. Un problema irresoluto que aguarda por la renovación de la red de saneamiento de Las Coloradas

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

La playa del Confital cumple el próximo martes, día 26, cinco años cerrada al baño. La presencia de contaminación fecal por encima de los límites permitidos detectada en un espacio natural de gran valor para la ciudadanía de Las Palmas de Gran Canaria en general, en particular para los vecinos del barrio de La Isleta, es un problema que se ha repetido a lo largo de este lustro sin que se haya logrado solventar.

Así lo prueban las mediciones rutinarias hechas tanto por el departamento de Salud Pública del Gobierno de Canarias como por la Concejalía de Ciudad de Mar del Ayuntamiento capitalino, que han combinado la rgos periodos de buenos resultados en cuanto a la calidad de las aguas con episodios de altos niveles de concentración de bacterias -enterococos intestinales y Escherichia coli- en las mismas, que al exceder los parámetros mínimos no han permitido que las autoridades competentes dieran el visto bueno a su reapertura.

Muestreos

Como ejemplo, exponer que l os dos últimos episodios de mayor impacto en cuanto a contaminación que recoge el Sistema de Información Nacional de Aguas de Baño Náyade datan del pasado 2021. En concreto, del 9 de agosto y del 14 de septiembre, fechas en las que se detectó en el parámetro correspondiente a enterococos valores de 1.500 unidades formadoras de colonia (UFC) por 100 mililitros y 1.700 UFC/100 ml, respectivamente. Cifras muy superiores al límite para considerar como suficiente la calidad de las aguas, que se sitúa en 185 UFC/100 ml.

Además, también el pasado año los controles habituales realizados por los técnicos sanitarios desvelaron otros cuatro episodios en los que la presencia de enterococos superaron los umbrales fijados para determinar la calidad de las aguas: el 30 de agosto (310 UFC/100 ml), el 20 de septiembre (690 UFC/100 ml ), el 4 de octubre (770 UFC/100 ml) y el 18 de octubre (670 UFC/100 ml).

Últimos controles

Respecto a lo que va de este 2022, los datos del referido sistema del Ministerio de Sanidad desvelan que solo el muestreo de febrero registró una concentración s uperior a las 200 UFC/100 ml en enterococos, en concreto 230. Mientras que en enero fue de 200 UFC/100 ml, en marzo de 16 UFC/100 ml, y en la última publicada, el día 4 de este mes, la presencia de esta bacteria era de 16 UFC/100 ml.

En cuanto a la Escherichia coli, el otro parámetro que se analiza, apuntar que en estos primeros cuatro meses de 2022 las muestras recogidas en la playa capitalina no superan las 3 UFC/100 ml, según a los datos recogidos en el sistema de información nacional Náyade.

Ciudad de Mar

Por su parte, los controles ordinarios realizados por Ciudad de Mar entre enero y abril de este año reflejan una calidad de la aguas excelente, como se publica en la web oficial de este departamento. Así, la muestra recogida el 24 de enero tenía una concentración en enterococos de 4 UFC/100 ml y cero en E.coli. Los mismos parámetros que la analizada el 21 de febrero.

A su vez, el muestreo datado el 21 de marzo apunta 2 UFC/100 ml en enterococos y cero en E.coli. Y el último análisis, fechado el día 18 de este mes, indica un nivel de concentración de enterococos de 16 UFC/100 ml y también cero en E.coli.

Cierre

Hay que recordar que la decisión de izar la bandera roja en El Confital el 26 de abril de 2017 la tomó el Consistorio capitalino atendiendo a la recomendación efectuada desde el área de Salud Pública del Ejecutivo regional, tras detectar en sus análisis de las aguas la presencia de bacterias del tipo enterococos en una concentración superior a las 200 UFC/100 ml.

Esa misma bandera roja se retiró de la playa capitalina apenas dos meses después, el día 16 de junio. Pero tanto la administración local como la regional continuaron desaconsejando el baño y el 7 de julio de ese año se volvió a prohibir a los usuarios el acceso a esas aguas al persistir el problema. Aunque eso no ha desanimado a las muchas personas que han continuado acudiendo a esta parte del litoral.

Origen

Desde que se detectó la contaminación, el Ayuntamiento comenzó a buscar su origen y se barajaron distintas hipótesis. De ahí que se buscaran focos de filtraciones en zonas como la Casa Roja -en el paseo que conecta La Puntilla con la entrada al Confital-, la caseta de Cruz Roja de la propia playa e incluso se inspeccionó la galería de Los Nidillos, comenzando desde la confluencias de las calles Faro y Américo Vespucio. Pero todas estas posibilidades se descartaron.

A continuación se optó por acometer un estudio del subsuelo del Confital que permitió hallar tres posibles focos de contaminación. Sin embargo, los resultados permitieron descartar que la misma procediera del mar. Entonces se volvió a mirar al interior y se señaló como causas más probables de la contaminación la red de saneamiento de Las Coloradas o la de la zona militar.

Base militar

Los ediles José Eduardo Ramírez y Pedro Quevedo mantuvieron un encuentro con responsables de la Base General Alemán Ramírez en a gosto de 2018, en el que el edil de Turismo se comprometió, en su condición de diputado nacional, a intermediar ante Defensa para agilizar las partidas necesarias para subsanar los problemas de la red de saneamiento. En concreto, realizó una pregunta al respecto a la ministra Margarita Robles ese año, quien le respondió que se acometería la adecuación de la red, un proyecto que se licitó por 173.459,04 euros.

Esta semana el edil de Ciudad de Mar confirmó que Defensa había comunicado que esas obras se habían ejecutado. Si bien el Ayuntamiento no cuenta con ningún documento acreditativo.

Las Coloradas

Por su parte, la red de saneamiento de Las Coloradas, a la que todo señala como origen de los episodios de contaminación fecal que se han venido detectando, sigue a la espera de su renovación más de 1.800 días después.

A preguntas de este periódico, desde el Ayuntamiento capitalino se informó esta semana que el proyecto, cuyo presupuesto ronda los 380.000 euros, está a punto de pasar a Contratación y que se espera poder adjudicarlo durante los meses de verano.