Acumulación de basura en el interior del edificio. / C7

Orden de tapiado de la vieja comisaría de Miguel Rosas

El Ayuntamiento se compromete, a petición del PP, a desocupar y cerrar el edificio que es un foco de inseguridad

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria aprobó por unanimidad una moción del PP que se traducirá en el desalojo y tapiado de la antigua comisaría de Miguel Rosas, que lleva años abandonada y que se ha convertido en un foco de consumo de drogas, prostitución e inseguridad en la trasera del parque de Santa Catalina.

«Ejecutaremos el tapiado de modo subsidiario si es necesario», expuso el concejal de Seguridad, Josué íñiguez.

El proponente de la idea, el viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, le pidió que la actuación fuera «inmediata por razones de seguridad, tanto de las personas que están allí dentro como de los vecinos del entorno».

El Ayuntamiento ha abierto ya tres expedientes sancionadores contra el banco malo (Sareb) por el estado de abandono que presenta el edificio.

Luego, Lidia Cáceres (Cs) se quejaría de que la situación no se haya solucionado tras cinco años de quejas. Beatriz Correas, edila no adscrita, dijo que en la ciudad hay muchos locales ocupados que no responden al problema de la vivienda.