Lidia Cáceres, David Suárez, Francis Candil y Pepa Luzardo. / C7

La oposición capitalina exige un plan de choque para pagar la deuda de 72 millones del Ayuntamiento

PP, C's y CC fuerzan un pleno extraordinario sobre las operaciones pendientes de aplicar al presupuesto

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Los tres partidos políticos con representación en la bancada de la oposición capitalina han forzado la convocatoria de un pleno extraordinario del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para diseñar un plan de choque que permita pagar los 73 millones de euros de deuda que el Consistorio acumula en sus cajones, en concepto de facturas impagadas.

En estos momentos, el importe de las operaciones pendientes de aplicar al presupuesto está por debajo de los niveles que había en 2018 (74,85 millones) y en 2020 (77,86 millones), pero aún así está lejos de los 60 millones que se contabilizaron en 2017.

La cuenta 413 es un registro vivo de facturas pendientes de pagar cuyo importe va variando con el tiempo. A medida que los centros gestores remiten la información contable, se pagan las obligaciones o se depuran los datos (porque hay veces que las facturas se contabilizan varias veces) la cuantía varía .

La portavoz del PP, Pepa Luzardo, entiende que si hay un esfuerzo real por parte del Ayuntamiento, en unos meses se podrá depurar esta deuda.

Para Lidia Cáceres, de Ciudadanos, el problema de la deuda municipal tiene su origen en la gran cantidad de contratos en nulidad que tiene el Consistorio.

Esta opinión es compartida por el portavoz y candidato a la alcaldía de Coalición Canaria, Francis Candil, quien entiende que la deuda de la cuenta 413 es otro síntoma de la mala gestión del equipo de Augusto Hidalgo.