Los bloques se fabrican en el polígono industrial La Cazuela. / c7

El traslado de bloques para la escollera de la Avenida Marítima arranca en noviembre

La fabricación de los 4.000 elementos que se precisan tiene un coste de algo más de 4 millones. Comenzó hace 15 días con una media de 100 semanales que se duplicará en breve

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, supervisó en la mañana de este miércoles los trabajos de fabricación de los 4.000 bloques de hormigón que se precisan para la nueva escollera de la Avenida Marítima y que lleva a cabo en un terreno situado en el polígono industrial La Cazuela la empresa Satocan, adjudicataria de una obra comenzó en julio tras ser declarada de emergencia.

El responsable regional, que aseguró que «la obra va bien» y que el plazo de ejecución previsto de «nueve meses se está cumpliendo», dijo que esta actuación que acomete el Ejecutivo consta de dos procesos.

Así, señaló que uno es el que se desarrolla en la Avenida Marítima, donde se ejecuta una plataforma de trabajo de 500 metros de largo y 10 de ancho que va pegada al muro. Y el segundo, que calificó de «más importante», es la « fabricación de los bloques» que van a conformar la nueva escollera y que tienen un coste de algo más de 4 millones de euros, de los 6,1 millones del presupuesto total de la actuación.

Franquis explicó que «va a haber unos 4.000 bloques en ese tramo de 500 metros en el que se va a actuar» y que « 3.000 bloques serán de 7 toneladas» y 1,5 metros de altura y « 1.000 bloques de 4 toneladas aproximadamente» y 1,25 metros.

Franquis supervisó el desarrollo de los trabajos. / c7

El consejero apuntó que «la diferencia entre unos y otros» se debe a que, «después de ver el terreno», se comprobó que «hay una parte de la avenida en la que las alturas son mucho menores y, por tanto, requerían bloques de menor tamaño».

En noviembre

Asimismo comentó que está previsto que estos bloques «se empiecen a trasladar a la Avenida Marítima a partir de los primeros días de noviembre, una vez que tengamos una producción importante».

Añadió que se moverán «tres bloques por camión» para posteriormente ubicarlos y «acabar con un problema que preocupaba al conjunto de la ciudadanía», y que espera que la obra «en los primeros meses del año que viene», esté «culminada».

200 por semana

Sobre la fabricación de estos elementos de hormigón, la responsable de la obra, la ingeniera de Caminos Gloria Macías, reconoció que se trata del « punto crítico» pues «hay que fabricar del orden del 4.000».

Apuntó que «la producción ha empezado hace 15 días», primero «en modo prueba» pues había que validar y hacer los ensayos, para luego proceder a la fabricación «en serie».

Detalle de uno de los bloques de prueba. / c7

Señaló que en estas dos semanas «se han ejecutado unos 141 bloques» y que, ahora que ya se ha definido «la forma de producción», la idea es lograr «unos 100 bloques a la semana». Una cifra que «en breve» se duplicará gracias a la intervención de un segundo equipo en el mismo espacios del polígono industrial La Cazuela, «con lo cual estaríamos hablando de fabricar unos 200 bloques a al semana».

Atendiendo a este ritmo de fabricación, dijo que se podría «llegar en cuatro o cinco meses a tener los 4.000 bloques».

Colocación

La responsable de la obra estima que «la colocación» de esos elementos será «más rápida», dado que una vez se alcance esa producción semanal de 200 piezas, «en dos o tres días están colocados». Y es que señalo que aunque solo se transportan «tres o cuatro» por camión, «la grúa puede trabajar con un rendimiento alto y podría colocar 100 bloques al día sin problemas, si le van llegando».

Sobre el modo en el que se colocarán esos bloques sobre el talud, dijo que «no es uno encima de otro, porque no va en vertical» y que la idea es hacerlo «de una manera un poquito desordenada pero trabada, para que rompan las olas y pierda la fuerza el oleaje, y se vayan ajustando unos con otros y con la escollera que lleva debajo».

Comentó que es algo que «tiene su arte». Así, indicó que «la persona que maneja la grúa en obra para colocar esos bloques tiene, por un lado, que conseguir que quede la sección perfectamente protegida», que son «dos filas de bloques cúbicos» y «que queden colocadas de forma estable al talud que le pedimos». Y, por otra, que «queden trabados unos con otros y tapados todos los huecos, teniendo en cuenta lo que lleva debajo, que es otra piedra de gran tonelaje». pues ha de quedar « encajada en todo eso».

Los elementos que «se colocan sobre la plataforma» pueden ubicarse «más fácilmente unos sobre otros para cerrar la cesión». En cualquier caso, como apuntó Franquis, no habrá « impacto visual» alguno pues estos elementos no se apreciarán desde el paseo.

Plataforma

En referencia a la actuación que en paralelo se ejecuta en la avenida, la técnico de Obras Públicas apuntó que después de un mes la plataforma de trabajo ya «va por la mitad», con lo que calcula que «en un par de meses» a lo sumo estarán en el enlace de Lady Harimaguada, con lo que se completa una primera fase.

Apuntó que a continuación habrá que ir «protegiendo el talud» con los bloques de hormigón y regresar hacia el barrio marinero «colocando sobre esa plataforma de trabajo más bloques de protección y ejecutando un muro espaldón del lado de la Avenida Marítima, para protección del paseo».

Julio Luengo como alternativa al viaducto del Guiniguada

La responsable de Proyectos y Obras de la Consejería regional y de esta obra de emergencia, Gloria Macías, explicó que el cierre del viaducto del Guiniguada al tráfico pesado ha obligado a buscar alternativas para el traslado de estos bloques de hormigón. Así, indicó que «en principio» el itinerario que se baraja supone tomar la circunvalación «pero en lugar de ir hacia el sur y bajar por el túnel de San Cristóbal», se optará por ir «hacia el norte y bajar por el túnel de La Ballena y Julio Luengo».

«Esperemos que no haya problemas de puntas de trafico», dijo en referencia al importante flujo que soporta a diario Julio Luengo, pues si bien comentó que hay otros trazados alternativos, este se presenta como «el más razonable».

Respecto a los horarios en los que se realizará el traslado de estos elementos de hormigón, dijo que aunque no comenzará «antes de mes y medio o dos meses», lo cierto es que «son muchos viajes de camiones» -la previsión es que cada plancha transporte tres bloques-, por lo algunos de ellos será necesario hacerlos «por el días». Pues «la grúa es por el día cuando estará trabajando y colocando bloques», recalcó.

En cualquier caso, señaló que «si en algún momento hay problemas puntuales, y nos los trasladan las administraciones competentes», en este caso Cabildo y Ayuntamiento capitalino, «intentaremos adaptarnos y evitar las horas punta pero es inevitable que haya tráfico de camiones» y que «la mayoría de ellos pasen por el día».

Por su parte, el consejero regional de Obras Públicas descartó cierres en la Avenida Marítima y aseguró que, en caso de ser necesario clausurar un carril, se haría de noche.