Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 23 de junio
Panorámica desde el cielo de Las Palmas de Gran Canaria de la Base Naval. Arcadio Suárez

Las Palmas de Gran Canaria

«No hay ningún choque con la Armada para ganar espacios en la Base Naval»

Carolina Darias asegura que Las Palmas de Gran Canaria sigue dialogando con Defensa para que el Arsenal vaya cediendo espacios para ciudadanía en un futuro cercano

David Ojeda

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 16 de mayo 2024, 12:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las Palmas de Gran Canaria anhela los terrenos sobre los que se asienta la Base Naval para que su ciudadanía vuelva a encontrarse con el mar que le baña pero con el que apenas existe, fuera de las playas, un espacio de interacción real. Ese deseo de viejo recibió un jarro de agua fría esta misma semana, cuando z afirmó que la Armada no se plantea moverse de allí. Pese a ello, la alcaldesa Carolina Darias mantiene en pie una frase para el optimismo. «No hay ningún choque con la Armada para ganar espacios para la ciudadanía en la Base naval», comentó la líder del pacto local.

Darias se escuda en los avances al respecto que supondrán el retranqueo de la fachada del Arsenal, que situarán el Museo naval que allí se aloja en primera línea de calle. Apenas unos metros de conquista que suponen, en palabras de la regente, una puerta de acceso a esa infraestructura que al final de Mesa y López completa el relato portuario de la ciudad.

Ese retranqueo es otra de las conversaciones eternas en Las Palmas de Gran Canaria. Si se pregunta por fechas concretas no hay respuestas, aunque la alcaldesa se ampara en las coordenadas que maneja. «Hay un plan en la ciudad que tiene que ver con la convivencia con los espacios que tienen las fuerzas armadas, especialmente en esa zona con el retranqueo para pensar el futuro museo naval. Hay espacio para seguir ganando espacio de mutuo acuerdo; algo que también incumbe al Náutico para seguir ganando espacio para la ciudadanía», indicó tras ser consultada al respecto por este diario.

No obstante, el pasado lunes el propio de Colsa Trueba fue más pesimista al respecto y calificó como «declaración de intenciones» ese pacto alcanzado entre ciudad y Estado para que esos 600 metros pasarán a ser de titularidad pública.

Noticia relacionada

Dos años después de aquel acuerdo alcanzado y publicitado por el entonces alcalde Augusto Hidalgo que no se ha visto refrendado en una acción material que permita creer que las cosas están avanzadas en un plano real.

Darias reposó sobre Mauricio Roque, concejal de Urbanismo del consistorio capitalino, las explicaciones sobre los motivos por los que todavía no se ha comenzado a retranquear ese espacio. «Estamos preparando un proyecto dentro del ámbito de Alcaravaneras, tanto desde el punto de vista medioambiental como el de la tecnificación de los deportes. De ello forman parte los retranqueos que vamos a llevar adelante hasta lo que sería la Base Naval para que el museo quede a pie de calle para el acceso de sus visitantes», contestó el edil socialista que tras pedirle que especificara una fecha para concretar los trabajos añadió que «estamos proyectando todavía. Pronto saldrá a licitación con los plazos administrativos que se tengan que realizar».

Toda la base

Lo que parece un proyecto cada vez menos posible el de la recuperación completa de la Base Naval, algo con los que se lleva mucho tiempo fantaseando. El histórico Arsenal parece enraizado en el corazón de la ciudad y la dificultad para moverlo es más que evidente.

El almirante responsable de la zona naval de Canarias fue tajante en una rueda de prensa el pasado lunes. «La Armada no se plantea abandonar la ubicación actual del Arsenal», fue la contundente respuesta de Santiago de Colsa Trueba cuando le consultó por esta posibilidad.

El mando militar adujo a la ubicación estratégica del espacio, algo capital en la actualidad para el ejército. Además, de fondo flotan otros impedimentos de volumen como la necesidad de encontrar en la isla otro lugar que pudiera acoger esa infraestructura militar y la necesidad de asumir los costes económicos –cifrados en 1.000 millones– que tendría el traslado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios