Borrar
Imagen del charrán recién nacido en la capital grancanaria. C7

Así nace un charrán en Las Palmas de Gran Canaria

El ave marina, que forma parte del grupo de tres huevos rescatados en la Base Naval, ya se ha alimentado de guppys

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 26 de abril 2024, 13:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Uno de los tres huevos de charrán (Sterna hirundo) rescatados en la Base Naval el pasado día 4 ha eclosionado ya en el centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, en Tafira. La cría se alimenta de guppys que le proporcionan junto a una réplica que le recuerda a su madre.

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, que dirige Raúl García Brink, ha conseguido que sobreviva uno de los tres huevos que fueron rescatados de la Base naval a principios de mes para garantizar su supervivencia, ya que se encontraban junto a un punto de atraque y existía el riesgo de que la nidificación fuera abortada.

Aunque los otros dos huevos no pudieron salir adelante desde el Cabildo de Gran Canaria se considera un éxito la eclosión de este huevo.

El rescate de los tres huevos

El responsable del Centro de recuperación de Fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, Pascual Calabuig, puso junto al huevo una réplica de charrán para que la cría la identificara como su madre. «Eso les da confianza y hace que se alimenten«, indica el especialista.

De esta manera, cuando el ave necesita comer, empieza a piarle a la réplica de charrán y el veterinario aprovecha para suministrarle guppys vivos con unas pinzas.

La incubadora que lo mantuvo con vida

El nacimiento del charrán ha sido posible gracias a su mantenimiento en una avanzada incubadora que mantenía la temperatura a 37,3 grados centígrados.

Se trata de una incubadora que fue regalada al Centro de recuperación de Fauna silvestre por parte de Loro Parque. El equipo es uno de los más avanzados del mundo y fue diseñado por una experta israelí en el tratamiento de loros y guacamayos que ideó un equipo especial en colaboración con su marido un ingeniero aeroespacial.

Esta incubadora, que dispone de termostatos tan eficientes como los que emplean los aviones, ha mostrado ya su fiabilidad al permitir la cría de un guirre que fue liberado en Fuerteventura.

Una vez pasados los primeros días, el charrán será capaz de alimentarse por sus propios medios de un plato en el que se colocarán varios peces vivos. «Hay que procurar que el agua esté limpia», destacó el veterinario, quien recordó la importancia de la limpieza para que estas aves no pierdan la impermeabilidad de su plumaje.

Se estima que en un mes se podrá reintroducir en el medio natural, en concreto en la Base Naval, pero antes se tendrá que acostumbrar a nadar y cazar en aguas más profundas, para lo que será llevado a las piscinas de agua salada que hay en Taliarte.

La iniciativa del Cabildo de Gran Canaria, a través de la Consejería que dirige García Brink, ha conseguido hacer de Las Palmas de Gran Canaria el principal núcleo de anidamiento y cría de charranes de toda Canarias. Y eso a pesar de que las plataformas para estas aves marinas se encuentren en un medio tan antropizado como la Base Naval o el muelle Nelson Mandela. El último refugio construido por el Cabildo para los charranes fue el del roque Matavinos, en la costa del Confital.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios