Interior de las instalaciones de desalación de Piedra Santa. / Juan carlos alonso

680 millones para mejorar la desalación y el alcantarillado de la capital grancanaria

El Ayuntamiento abordará la construcción de una nueva desaladora en la costa norte de la ciudad

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

De los mil millones de euros que se quiere emplear en la nueva ciudad verde, alrededor de 680 millones de euros se utilizarán para la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento para mejorar el alcantarillado de la ciudad y el tratamiento del agua, tanto en desalación como en depuración.

El alcalde, Augusto Hidalgo, no quiso desvelar los proyectos que se incluyen en este nuevo plan de infraestructuras hidráulicas, pero aclaró, a preguntas de los periodistas, que «se entra» en el proyecto de construcción de una nueva estación desaladora en la costa norte de la capital grancanaria. Hay que recordar que el programa anterior, el plan estratégico del ciclo integral del agua, con una vigencia comprendida entre 2008 y 2020, ya preveía la construcción de una potabilizadora en las proximidades de Costa Ayala con una inversión próxima a los 20 millones de euros.

La justificación de este proyecto era la de tener una alternativa de producción de agua potable ante una supuesta parada de Piedra Santa como consecuencia de una marea negra.

En aquel momento también se hablaba de la necesidad de crear un nuevo módulo de desalación en la planta de Las Palmas III, de modo que se pudiera incrementar la producción de agua desalada en torno a un 20%.

El plan anterior calculaba las necesidades de inversión hídrica en 292 millones de euros, menos de la mitad de lo que se plantea ahora.

«Se trata de uno de los elementos más determinantes del Pacto Verde Local», dijo el alcalde, quien afrimó que «en estos momentos es más necesario que nunca que la ciudad tenga unas infraestructuras que garanticen la estabilidad medioambiental y favorezcan el ciclo integral del agua, un bien cada vez más escaso».

El regidor socialista sí avanzó que el nuevo plan de infraestructuras hidráulicas abordará también la necesidad de mejorar las labores de depuración, trata de evitar la sobreutilización de los acuíferos y determinar los lugares por los que deberán discurrir las canalizaciones.

Multa por los vertidos

El alcalde de Las Palmas de Gran canaria también anunció la creación de un reglamento de vertidos que endurezca el posicionamiento de la administración respecto a esta práctica que todavía se produce en algunos barrios del término municipal capitalino por no tener las casas conectadas a la red de saneamiento.

En una reciente visita a Cuevas Blancas, los vecinos de este barrio del distrito de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya reclamaron al Consistorio su conexión al alcantarillado público.

Augusto Hidalgo indicó que el objetivo del Ayuntamiento con el nuevo Pacto Verde Local es lograr el nivel de «vertido cero». Y para eso, la nueva ordenanza «castigará a quienes viertan de manera ilegal».

Esta práctica puede generar riesgos de salud por la complejidad de carga contaminante que se aportan a la red pública de saneamiento de la capital grancanaria sin control alguno.

Imagen de archivo de una plantación en Las Rehoyas. / Arcadio suárez

Objetivo: 50.000 nuevos árboles y palmeras

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo explicó que una de las apuestas para contribuir a la lucha contra el cambio climático es la de reducir los gases de efecto invernadero mediante un plan de forestación. «De aquí a finales del mandato plantaremos unos 50.000 nuevos árboles y palmeras netos en diferentes zonas de la ciudad», expuso. El regidor socialista destacó que «solo este año se han plantado más de 2.000 ejemplares» y señaló el esfuerzo que se ha emprendido en ampliar las zonas verdes con nuevos parques como La Paterna o Tamaraceite.