Imagen de archivo de la GC-1 en el entorno del istmo. / JUAN CARLOS ALONSO

MetroGuagua se adueña del istmo y llevará todo el tráfico privado del Puerto a la GC-1

Eduardo Benot queda reservada para la guagua exprés, que vendrá bajo tierra de Santa Catalina y emergerá tras el área de sanchesquis del Refugio

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El paso de la MetroGuagua por el istmo de Santa Catalina cargará la autovía y aliviará Juan Rejón. Según las previsiones que maneja el gobierno local, el hecho de que Eduardo Benot quede como vía exclusiva de la guagua exprés hará que el tráfico de la zona Puerto se encamine fundamentalmente hacia la GC-1, cuyo volumen de tráfico se intensificará un 56% en sentido salida y en torno a un 10% en la entrada.

Esto se debe no solo al cierre al tráfico privado de Eduardo Benot, sino también otros pequeños cambios que este martes fueron explicados por el director general de Movilidad Sostenible, Rafael Pedrero, en una comparecencia solicitada por el PP. Entre estas alteraciones se encuentran el hecho de que la calle Gran Canaria volverá ser de sentido único de salida hacia la GC-1 y que desde López Socas solo se podrá ir a Mahón o Pérez Muñoz, de nuevo en La Isleta, básicamente para acceder a alguno de los dos aparcamientos de la zona.

De esta manera, las dos salidas que tiene el Puerto se congestionarán más: la autovía pasará de un intensidad de 1.297 a 2.026 vehículos en las horas más complicadas, mientras que Albareda experimentará un aumento de los 791 actuales a 815 (+3%).

Pequeños recorridos

Las únicas excepciones a la circulación privada en Eduardo Benot son dos: los coches que vengan de La Isleta hacia Santa Catalina podrán seguir entrando por Luis Morote pero solo se les permitirá entrar en el aparcamiento Elder o s eguir por Eduardo Benot hasta la calle Padre Cueto, donde serán desviados a Albareda, ya que el resto de Eduardo Benot será para la MetroGuagua; y los residentes de la línea de viviendas que da a Eduardo Benot también podrán hacer recorridos cortos, entrando por la calle Gomera y saliendo por Salvador Cuyás.

«La entrada y salida de vehículos de servicio y garajes será por la calle Albareda, con plataformas específicas compartidas en algún caso con el tramo del carril bici» que irá en paralelo a la MetroGuagua, dijo Pedrero.

Salida desde el parque

La guagua exprés emergerá en el istmo tras salir de la estación subterránea de Santa Catalina, cuya construcción ha sido ya adjudicada por 16,5 millones de euros. Tras recorrer los primeros metros bajo tierra, las guaguas asomarán a la altura de la calle Padre Cueto, justo después de la zona de sanchesquis del Refugio.

Los dos carriles de la MetroGuagua ocuparán siete metros de ancho y discurrirán por la actual zona peatonal hasta engarzar con la calzada cerca del edificio Woermann.

Seguirá luego por Agustín Millares Sall para meterse por la trasera de la iglesia de La Luz. Aquí para permitir el giro de las guaguas en los dos sentidos, habrá que retranquear el muro perimetral del parque del Castillo de La Luz, que pasará a ocupar la acera perimetral del espacio verde.

El cambio de Juan Rejón

Después, la MetroGuagua accederá a la calle Juan Rejón como paso último hasta llegar a Manuel Becerra, cabecera y fin de recorrido de este medio de transporte colectivo rápido.

En este caso, también cambiará la configuración de Juan Rejón. Pedrero informó de que habrá que desplazar la mediana existente hacia el parque del Castillo de La Luz. Así, se gana espacio para implantar los dos carriles exclusivos de la MetroGuagua. En sentido sur, se elimina el actual carril guagua y se deja solo un carril para el coche privado.

Los cálculos prevén que el tráfico en Juan Rejón se reduzca de manera notable, pasando de los 602 vehículos en las horas de mayor intensidad circulatoria a los 261 (-57%).

En cuanto a las paradas, estarán ubicadas junto al edificio Woermann y en la calle Gordillo.

Carril bici

La propuesta se completará con un carril bici, que va en paralelo a la MetroGuagua hasta la calle Mahón, donde se introduce para conectar con Juan Rejón.

El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, resaltó que la MetroGuagua hará que mucha gente deje el coche para venir al Puerto de forma que la zona no será una ratonera.

Sin embargo, los concejales Ignacio Guerra (PP) y Francis Candil (CC) mostraron su preocupación por la sobrecarga que se producirá en la GC-1, en especial en la rotonda de Belén María.

Por su parte, Rafael Pedrero destacó la calidad de las zonas peatonales que se ganarán en este trazado. Se instalarán parques infantiles y juegos biosaludables.