Borrar
Un camión grúa introduce un contenedor de obra en el antiguo acuartelamiento Canarias 50. ARCADIO SUÁREZ
Madrid consolida el Canarias 50 como centro de acogida con una obra que no se ajusta al planeamiento
Las Palmas de Gran Canaria

Madrid consolida el Canarias 50 como centro de acogida con una obra que no se ajusta al planeamiento

El Ayuntamiento emite una resolución de disconformidad con las ampliaciones, pero el Estado las impone al ser de interés general

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 20 de septiembre 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España tramita en estos momentos un proyecto de construcción y rehabilitación del centro de primeras llegadas Canarias 50. Con esta obra, que supone una inversión de 19,26 millones de euros, se consolida el uso de las antiguas instalaciones militares de La Isleta como dispositivo de acogida de personas migrantes y se aleja la aspiración vecinal de que se utilice para dotar de zonas verdes, locales sociales y espacios deportivos al barrio, como ha venido reclamando en los últimos años el Foro por La Isleta.

La intención del Ministerio es la de mejorar las condiciones de acogida de las personas migrantes que llegan a Canarias.

La obra propuesta no se ajusta a la ordenación urbanística, pero eso no significa que no se pueda acometer las obras ya que pesa más la declaración de «interés general» dada por el Estado.

Sí al uso, no a la ampliación

El director general de atención Humanitaria e Inclusión Social de la Inmigración, Carlos Mora, presentó el pasado 4 de septiembre un escrito ante el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para que emitiera un informe de conformidad o no del proyecto con el planeamiento en vigor, una calificación que sustituye la tramitación de una licencia urbanística en el caso de las administraciones públicas.

Desde el servicio municipal de Urbanismo se respondió al Ministerio, el martes 12, en un doble sentido: se daba la conformidad al uso planteado de asistencia humanitaria, pero la disconformidad con las ampliaciones, «tanto los módulos ya ejecutados como las nuevas edificaciones que se proyectan».

La declaración de conformidad tiene que ver con la previsión de obtención del suelo que ocupa el Canarias 50. Los edificios que están dentro del antiguo regimiento están en «situación legal de afectación por actuación pública», es decir, está previsto que sean adquiridos por parte del Ayuntamiento, que quiere aprovechar esos espacios para «la implantación de viales, espacios libres y deportivos».

A pesar de ello, detalla la respuesta municipal, «como su expropiación no está programada en el plazo de cinco años desde la aprobación del plan», se permite el cambio de uso, de modo que la zona catalogada como espacio libre y deportivo admite que se le dé el uso alternativo de servicios sociales, siempre de acuerdo a las normas del Plan General de Ordenación (PGO). Por eso, la declaración respecto al destino que se va a dar los inmuebles es de conformidad.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con las edificaciones. El servicio de Edificación y Actividades del Consistorio capitalino detalla que tanto los módulos construidos a partir de 2021 como las nuevas construcciones incluidas en el proyecto «son disconformes con el planeamiento», por lo que acaba emitiendo un informe de disconformidad.

El propio Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones lo reconoce en su proyecto. «El PGO clasifica el suelo objeto de este informe como urbano consolidado, asignándole el uso Deportivo, Viario y Espacio Libre, lo que hace que ni las instalaciones actualmente existentes ni las pretendidas se encuentren recogidas en dicha normativa, por lo que podemos concluir que estamos ante un proyecto disconforme con la ordenación urbanística en vigor», recoge.

Al Consejo de Ministros

Sin embargo, por razones de urgencia o excepcional interés público, se aplica a la obra la consideración de interés general, lo que abre la puerta a superar la incompatibilidad legal de la obra.

Según la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, la Administración General del Estado puede seguir adelante con su proyecto de acuerdo al siguiente procedimiento: primero, el Gobierno de Canarias debe elaborar un informe al respecto, en el plazo de un mes; y con él, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana -en el que está residenciada la dirección general de Arquitectura, Vivienda y Suelo- eleva la propuesta al Consejo de Ministros, que tiene un mes para decidir si procede ejecutar el proyecto. «Y, en este caso, ordenará la iniciación del procedimiento de alteración de la ordenación urbanística que proceda, conforme a la tramitación establecida en la legislación reguladora», se aclara.

Desde el Gobierno de España se explicó a este periódico que «lo que está haciendo y va a seguir haciendo este Ministerio es dialogar con el Ayuntamiento para llegar a una solución de consenso».

Imagen del interior del establecimiento. Arcadio Suárez

Los edificios que estaban en estado ruinoso ya han sido demolidos

La descripción de las instalaciones que se incluyan en el proyecto de rehabilitación del Canarias 50 incluye la referencia a siete edificios en estado ruinoso o semirruinoso. De hecho, en la referencia a uno de ellos, el número 37 del sector 2 -el central-, se hace explícita referencia a que es «un riesgo para los usuarios». Sin embargo, desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de Canarias se detalló que «los edificios que estaban en estado ruinoso han sido derruidos. Todas nuestras obras cumplen los estándares de seguridad, ésta se encuentra garantizada». El sector 1, que viene delimitado por las calles Catamarca, Nouadhibou y Harimaguadas, constaba de siete edificios y cuatro módulos añadidos con posterioridad. Aquí se localizaron tres edificios en estado semirruinoso «por lo que no es posible su aprovechamiento para las necesidades del centro». En el sector 2, que es la parte central y está delimitada por las calles Veintidós de Mayo de 1986 y Catamarca, albergaba cinco edificios de construcción tradicional -uno forma parte del sector 3-, un total de 18 módulos destinados a diferentes usos y una cancha deportiva. En este espacio había dos inmuebles con el acceso prohibido y otro en estado ruinoso. Por último, en el sector 3, que linda con el centro de formación ocupacional, se censó cinco edificios, ocho módulos y una cancha deportiva. En esta zona se concentraba «un gran número de edificaciones en mal estado o estado de abandono».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios