Borrar
Los afectados piden respuestas al Ayuntamiento y han colocado carteles reivindicativos. Cober
Las Palmas de Gran Canaria

«Llevamos dos años esperando por un vado»

Residentes en la calle Alfonso de Armas Ayala, en Las Palmas de Gran Canaria, denuncian que la falta de respuesta municipal prolonga el problema de acceso a sus garajes | Dicen que se ven bloqueados por vehículos de los usuarios de un centro deportivo próximo

Rebeca Díaz

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 16 de marzo 2024, 23:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un grupo de residentes en la calle Alfonso de Armas Ayala de Tamaraceite, en Las Palmas de Gran Canaria, reconoce que no sabe qué más hacer para que el Ayuntamiento atienda la solicitud de concesión de un vado para sus adosados. Unas viviendas que cuentan con garaje para albergar hasta cinco vehículos y que, sin embargo, en más ocasiones de las que les gustaría, tienen problemas para sacar a la calle porque ven bloqueadas la salida por quienes aparcan en la calle.

Una situación que denuncian ha crecido de manera exponencial desde que aumentara la oferta del centro deportivo que se haya en las inmediaciones de sus residencias. Y es que aseguran que «los usuarios» de estas instalaciones y de unas municipales también cercanas son quienes «dejan los coches» estacionados ante las cancelas por las que se entra a las cocheras de sus viviendas.

«Incivismo», eso es lo que achacan estos vecinos afectados a quienes no atienden sus demandas de no bloquear sus garajes por los contratiempos que esto les genera. Dicen que se lo solicitan cada vez que aparcan y que incluso colocaron en la calle carteles informando de los problemas que estos les causaban.

«Pero nos los quitaron», señala Jenifer Pérez, que lleva 17 años residiendo en una zona «en la que nunca nos ha hecho falta un vado porque los vecinos nos respetábamos».

Ahora, sin embargo, se ve perjudicada por una situación que hace unos días la puso en un auténtico aprieto. Así, explica que debía desplazarse a un centro médico «porque tenía a la niña ardiendo en fiebre» pero no pudo sacar sus coches del garaje. «Llamé a la Policía y me dijo que llamara a un taxi», expone.

Las personas perjudicadas piden que se solvente la situación. Cober
Imagen principal - Las personas perjudicadas piden que se solvente la situación.
Imagen secundaria 1 - Las personas perjudicadas piden que se solvente la situación.
Imagen secundaria 2 - Las personas perjudicadas piden que se solvente la situación.

Mayre Santana reside desde 2008 en una calle en la que, corrobora, «antes no teníamos problemas porque los vecinos no nos molestábamos entre nosotros». Algo que ha cambiado porque las personas que no viven en la zona impiden la salida de los vehículos de sus garajes. Algo que dice está penalizado en la ordenanza municipal «con 200 euros».

Esta situación que altera el día a día de estos residentes llevó a muchos a iniciar los trámites de solicitud de un vado al Ayuntamiento capitalino. Una petición que no ha obtenido respuesta, tal y como indican.

«Llevo dos años esperando por un vado», explica Yurena Díaz, quien lleva 13 años viviendo en la zona y que en 2022 empezó unos tramitación que no se ha resuelto, con el estrés que eso le genera. «Tengo dos niñas y no puedo sacar los coches, pero yo pago mis impuestos», dice.

Apunta que mientras espera la respuesta a su demanda tiene que dejar «las puertas de la cancela abiertas día y noche» para que no la dejen encerrada en su propio garaje, pues las personas que aparcan «lo primero que me dicen es que no tengo vado».

Asegura que manda correos y cada semana presenta escritos con fotos en la Oficina del Distrito y que incluso ha solicitado una reunión con el edil de Movilidad.

Buti Chekrouni es otra de las residentes que está a la espera «desde hace más de dos años» de la concesión de un vado que le garantice que no va a tener problemas si necesita sacar su coche. Dice que en su caso no es solo porque tiene un bebé y otros dos niños de corta edad, sino porque su marido «es médico y tiene guardias» que atender.

«Cuando lo solicité me dijeron que se demoraría como mucho 10 meses, pues en ese momento solo había un técnico competente, que a día de hoy se encuentra de baja.Además, me acabo de enterar de que hay otro técnico que realiza labores de inspección antes de conceder el vado, pero no se ha personado nadie», critica.

Mientras el trámite burocrático se resuelve, los vecinos han optado por colocar carteles reivindicativos en sus residencias pues aseguran que la situación es insostenible. «Sobre todo los viernes por la tarde», por las fiestas que aseguran se celebran en el vecino espacio deportivo, que cuenta «con un restaurante».

Los afectados exigen que se resuelva la concesión de unos vados «que pedimos por necesidad»

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios