La Policía impuso 92 denuncias contra terrazas en la desescalada

Si se cuenta desde abril, el número de sanciones se eleva a casi el centenar. Los primeros permisos para la ampliación del aforo dados por el Ayuntamiento a los locales de restauración llegaron a algunas zonas el pasado 23 de junio, un mes y medio después de la solicitud

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

La Policía Local ha formulado un total de 92 denuncias contra terrazas desde que comenzó la primera fase de la desescalada hasta la actualidad, según consta en una contestación oficial ofrecida por el concejal de seguridad y Emergencias, Josué Íñiguez, a preguntas del Partido Popular.

La cuestión iba referida al periodo que se iniciaba el pasado 11 de mayo, con lo que si se suman los seis incumplimientos denunciados por los policías en abril, el número final de negocios afectados oscila el centenar. Hay que recordar que la ciudad cuenta con unos 3.500 bares, restaurantes y cafeterías, aunque de ellos solo tienen permiso de instalación de terrazas unos 610. Esto supone que aproximadamente un 3% de los establecimientos han sido sancionados.

Como en mayo se tramitaron 34 expedientes de denuncia por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, esto implica que la mayor parte de las denuncias de la Policía Local se han generado en junio, ya en plena fase tres de la desescalada de las restricciones impuestas para defendernos de la pandemia de la Covid-19.

En la respuesta del edil Íñiguez no se especifican las causas que han motivado los boletines por parte de los agentes de la Policía Local, pero con los datos de mayo se podía apreciar que había diferentes causas, entre ellas, el hecho de carecer de la autorización necesaria.

Hay que recordar que la falta de permiso puede suponer una infracción muy grave de la ordenanza reguladora de la instalación de terrazas en suelo de uso público, que se castiga con multas que oscilan entre los 1.500 y los 3.000 euros. Estas cifras pueden rebajarse en torno un 20% en caso de que el supuesto infractor reconozca de manera voluntaria su responsabilidad.

Pero la casuística es muy variada. Este periódico ha tenido constancia también de multas de 3.000 euros a los propietarios de negocios en los que algún cliente, a pesar de las advertencias del restaurador, ha consumido bebidas alcohólicas en la calle.

Por otro lado, la respuesta del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a las peticiones de ampliación de ocupación de superficie hecha por los empresarios ha llegado ya en la nueva normalidad, más de un mes y medio después de los primeros requerimientos.

Esto es lo que le ha pasado al menos a los restaurantes de Vegueta. Al ver que el Ayuntamiento no respondía a los correos electrónicos, la Asociación Vegueta Ocio y Restauración (Avor) presentó por registro oficial la petición de ampliación de mesas y sillas para catorce negocios. Eso fue en mayo y hasta el 16 de junio no se recibió el informe municipal, que consideraba que nueve eran viables y cinco, no. «Nos dijeron que aún así se tenía que hacer una solicitud individual, y lo hicimos», explica la gerente de Avor, Olga palacios, «y ya tenemos autorizadas cinco de las nueve».

La autorización, sin embargo, llegó el pasado 23, dos días después de que Canarias entrara en la nueva normalidad, en la que se permite la ocupación de la superficie total autorizada de terrazas.

Nuevas ampliaciones

Ese mismo día, el alcalde, Augusto Hidalgo, firmaba un decreto en el que permitía la instalación de terrazas «con el aforo máximo y ocupando la superficie máxima autorizados, siempre y cuando las mesas se dispongan respetando una distancia de separación mínima de 1,50 metros, entre las mesas o agrupaciones de mesas». Esa misma distancia se exige entre terrazas, salvo que tengan separadores.

El Ayuntamiento mantiene abierta la posibilidad de solicitar ampliación de superficie para las terrazas. La idea es aceptar este tipo de propuestas mientras se mantenga la declaración de crisis sanitaria por el coronavirus. La concesión de autorización está vinculada a la presentación de solicitud, a través de registro general, con una descripción gráfica de la propuesta. Se debe garantizar el paso de los peatones.