Bares y restaurantes aceleran las aperturas en Canarias

El sector prevé que a partir del lunes, si se confirma la entrada en la fase 3 y con ella más aforo en terrazas, restaurantes y el uso de barra, los negocios operativos aumenten hasta el 70%. La facturación es hasta un 30% inferior a febrero

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

El previsible arranque en Canarias el lunes de la fase 3, la última de la desescalada y previa a la nueva normalidad, traerá de nuevo el uso de la barra en los bares y un mayor porcentaje de ocupación en terrazas (al 75%) y salas de restaurantes (al 50%), lo que animará a la reapertura de más negocios de hostelería. Aún hoy son muchos los bares y restaurantes que permanecen cerrados y que podrían levantar la persiana con las mejores condiciones. Así lo indica, el presidente de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Las Palmas (AECBR), Fermín Sánchez, que estima que con la fase 3 podría alcanzarse un 70% de negocios abiertos.

«Cada día que pasa hay nuevas aperturas y en la medida que vayan avanzando las medidas de flexibilización habrá más clientes y más locales que se animen a abrir», indica Sánchez, que advierte que esta situación se produce en las zonas urbanas ya que en los sures de las islas prácticamente todo permanece cerrado a cal y canto.

Y en las zonas urbanas depende de las calles, ya que aquellas que dependen del turismo como puede ser la zona de Vegueta en la capital grancanaria, las aperturas son reducidas. Por ejemplo en la calle Mendizábal, de los 19 locales que hay esta semana tan solo estaban abiertos ocho. «Algunos abrirán con la fase tres; otros esperarán a la llegada de turistas en julio y también habrá quien no vuelva a abrir», apunta Sánchez, quien advierte que al sector aún le queda «un año de sufrimiento».

El presidente de la AECBR reconoce que la reapertura del sector «ha ido bastante bien» aunque la facturación es aún 30% inferior a lo que se facturaba en febrero, antes del coronavirus. «Se está vendiendo por encima de lo que se preveía pero hay que tener en cuenta que hay muchos locales cerrados. A medida que vayan abriendo más el negocio se reducirá», indica.

Sánchez critica que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no haya contestado a la solicitud del sector para aumentar el espacio de las terrazas, lo que está estrangulando al sector y provocando que muchos negocios hayan decidido permanecer cerrados. Según explica, aunque la normativa permita aumentar la ocupación de las terrazas a medida que avancen las fases la obligación de mantener la distancia social impide instalar más mesas en el mismo espacio.

Para lograr que los ingresos sean suficientes para cubrir los gastos de la apertura muchos empresarios lo que han hecho es poner normas, como el comer en dos horas o hacer un consumo mínimo para poder sentarse.

El arranque de la desescalada animó solo a un 30% de los negocios a abrir. Poco a poco se ampliaron las aperturas y la próxima semana se prevé llegar al 70%, en la fase 3.