Imagen de archivo de unas prácticas de tiro de la Policía Local. / C7

La Policía Local estudia la suspensión de las prácticas de tiro en la zona militar de La Isleta

El Ayuntamiento se compromete a realizar una galería de tiro mediante un procedimiento de urgencia tras el oficio de Inspección de Trabajo en el que se advierte de que no hubo evaluación de riesgos del emplazamiento

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento baraja la posibilidad de suspender las prácticas de tiro obligatorias que la Policía Local viene realizando en las instalaciones que el Ejército ha cedido en la base militar de La Isleta. La Inspección de Trabajo, a raíz de una denuncia de los sindicatos USPB y CC OO, considera que el Consistorio capitalino «ha incumplido su obligación de evaluar los riesgos de una dependencia que utilizan los policías locales para sus prácticas de tiro».

La Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Las Palmas considera que es irrelevante el hecho de que los agentes desarrollen su formación en un espacio que no es propiedad municipal. «Con independencia de que las instalaciones donde se realizan prácticas de tiro por parte de los policías locales pertenezcan a una base militar, se trata de una dependencia que está siendo utilizada por funcionarios del Ayuntamiento en la realización de actividades de entrenamiento necesarias para la realización de su trabajo como policías locales, por lo que, a nuestro juicio, resulta evidente que sin perjuicio de la titularidad de la dependencia, se trata de un centro de trabajo del Ayuntamiento», consta en el requerimiento.

El Consistorio está estudiando las implicaciones derivadas de las determinaciones de la Inspección de Trabajo pese a las dudas que generaba el hecho de que se pueda aplicar la norma de prevención de riesgos laborales en unas instalaciones militares y porque el campo de tiro del Ejército es utilizado también por otras fuerzas de seguridad sin ningún tipo de problema.

Ante estos hechos, desde el grupo de gobierno se asegura que en breve se sacarán las obras de construcción de una galería de tiro en el Manuel Lois por el procedimiento de urgencia.

La suspensión de las prácticas se entendería como una medida temporal hasta que se construya la nueva galería. El Ayuntamiento confía en que pueda estar operativa el año que viene.

El proyecto

  • Dos millones. Es la cantidad, en millones de euros, que se preveía que costaran las instalaciones. Incluían tres campos de tiro: uno para la instrucción en distancias de 25 y 50 metros, otro para prácticas con vehículos y un tercero con tiro a tres frentes. A ello se sumaban seis habitaciones de entrenamiento, la recepción de la armería, la escuela de tiro y un aula para 60 personas.

El Consistorio cuenta desde 2018 con un proyecto de construcción de un campo de tiro para la Policía Local que no ha sido impulsado porque había dudas sobre el encaje ambiental de estas instalaciones en el barranco de Tamaraceite.

Los agentes de la Policía Local están obligados a realizar prácticas de tiro cada seis meses. En un principio, los policías de la capital acudían a una galería de tiro privada. Para ello, el Consistorio había suscrito un contrato menor con la empresa, pero en enero de 2016, la Intervención General advirtió de que esta fórmula contractual no podía mantenerse con un gasto habitual.

Como no se tramitó el contrato mayor, se empezaron a generar retrasos en los pagos de las facturas, hasta que la galería de tiro decidió dejar de prestar el servicio a la Policía Local, algo que ocurrió en 2018. Las gestiones de los responsables de tiro del cuerpo propiciaron que, un mes después, el Ejército permitiera el acceso de los agentes a uno de los seis campos de tiro que están operativos en las instalaciones militares de La Isleta. Allí han permanecido desde entonces, hasta que llegó la orden de Trabajo en el sentido de interrumpir estas prácticas.

Práctica de tiro de un agente. / C7

Fuentes consultadas por este periódico indicaron que en caso de que no se hagan las prácticas de tiro con regularidad, cualquier incidente en el que esté involucrado el uso de armas de fuego será responsabilidad de la dirección de la Policía Local.

Víctor García (USPB) y Pedro Alberiche (CC OO) mostraron su confianza en que el último oficio de la Inspección de Trabajo obligue al grupo de gobierno a apostar por la construcción de una galería de tiro propia.

Los agentes de la Policía Local están obligados a portar armas de fuego en sus patrullas. En la capital, las pistolas se incorporaron al equipamiento en 1998.

Intervención de los bomberos en la capital grancanaria. / C7

CC OO denuncia la dilación en la incorporación de bomberos

Comisiones Obreras (CC OO) ha denunciado la «desidia» del Ayuntamiento por la «injustificada dilación de la convocatoria de formación para los 31 aspirantes al cuerpo de bomberos que superaron sus pruebas hace meses». El sindicato señala que el Ayuntamiento no ha comenzado ni tan siquiera la licitación del curso de formación, lo que se traducirá en una demora del tiempo en que estos nuevos miembros se incorporen a un cuerpo diezmado por las jubilaciones y bajas y que arrastra, desde hace mucho tiempo, una grave falta de plantilla. A esto se suma la inseguridad, angustia e incertidumbre de los opositores, según han señalado ellos mismos en una carta.

El primer proceso selectivo se remonta al 1 de febrero de 2020. El sindicato considera lamentable que el Ayuntamiento no dé prioridad a un asunto de esta urgencia que resuelve la vida laboral de estas personas y palia, en alguna medida, las carencias de personal del cuerpo. Para el sindicato, la política no puede reducirse a «salir en la tele» con grandes gestos de solidaridad «cuando se desatiende el día a día de un servicio tan fundamental para la ciudadanía» de la capital grancanaria.

El viceportavoz de Coalición Canaria, David Suárez, considera que se ha generado una situación «insostenible» para las economías domésticas de estas personas. Cree que «se debió haber sacado a concurso la formación de los agentes antes de acabar el procedimiento». En su opinión, «la falta de previsión del edil de Recursos Humanos, Mario romero, mantiene a los bomberos en situación precaria».

El edil no adscrito José Guerra considera «inaceptable» que los opositores lleven más de tres meses esperando por el curso. «Son necesarios porque la plantilla está bajo mínimo por jubilaciones y bajas», dijo, «hay bomberos que no cogen baja por no mermar el servicio».