Los representantes de las dos capitales canarias apuestan por la celebración de los actos navideños y el carnaval. / C7

Hidalgo garantiza la celebración de las galas del carnaval y no cierra la puerta a los actos de calle

Las dos capitales canarias piden una reunión al Gobierno para que aclare la posibilidad de que los grupos se reúnan para poder ensayar

CANARIAS7 las palmas de gran canaria.

Los alcaldes de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, Augusto Hidalgo y José Manuel Bermúdez, respectivamente, mantuvieron este martes en la capital tinerfeña un encuentro de trabajo para hacer frente, de manera conjunta y coordinada, a los diferentes asuntos que afectan a ambos municipios y, que, en su mayoría vienen derivados por la crisis sanitaria a consecuencia del covid-19. Acompañando a ambos alcaldes, estuvieron los concejales de Carnaval, Inmaculada Medina y Alfonso Cabello.

Entre los asuntos tratados, ha destacado la celebración de la Navidad y el Carnaval. En concreto, Augusto Hidalgo ha señalado que «ambos equipos hemos llegado a la conclusión de que vamos a garantizar la celebración del Carnaval de concursos y galas. Respecto al de la calle, aún es pronto para tomar decisiones, pero vamos a trabajar en cuanto a fechas, organización y procedimientos de trabajo porque el Carnaval es un evento muy importante, económica y culturalmente, como para tener un espacio de trabajo que beneficie a las miles de personas que dependen de nuestra fiesta más importante».

Los responsables de Fiestas de las dos capitales canarias pedirán al Gobierno regional que se celebre un encuentro antes del día 15 de octubre para analizar el encaje del carnaval en la nueva situación de control de la pandemia. «A partir de esa fecha podemos poner en riesgo la vuelta a los locales de ensayo y la propia celebración, tanto de los concursos como de las galas por el poco tiempo que quedaría», comentó Cabello.

Precisamente, los grupos del carnaval habían manifestado su pesar por el hecho de que las restricciones a las reuniones impedía los ensayos y la preparación de su participación en la fiesta.

Un motor económico

  • 39 millones. El carnaval de Las Palmas de Gran Canaria genera un impacto económico en la ciudad superior a los 39.000.000 de euros, según el estudio encargado por el Ayuntamiento de la capital grancanaria.

«El ejecutivo autonómico ha anunciado que establecerán una serie de reuniones con diversos sectores y con diferentes colectivos para hablar de las medidas del decreto aprobado, por lo que entendemos que en el contexto de los municipios que celebramos Carnaval, debemos disponer de una reunión de similares características para analizar el encaje de esas medidas», adelantó la concejala de Servicios Públicos de la capital grancanaria, Inmaculada Medina.

Se refiere a la publicación efectuada en el Boletín Oficial de Canarias de 6 de septiembre, del Decreto ley 11/2021, de 2 de septiembre, por el que se establece el régimen jurídico de alerta sanitaria y las medidas para el control y gestión de la pandemia en Canarias. En este sentido, José Manuel Bermúdez señaló que «hemos identificado que debemos mantener una reunión lo antes posible con el Gobierno de Canarias, de cara a despejar dudas que nos están añadiendo incertidumbres y que nos generan una debilidad muy importante».

El carnaval de Las Palmas de Gran Canaria tiene previsto su celebración entre el 11 de febrero y el 6 de marzo del año próximo. En una jornada de votación que se celebró a fines del pasado mes de febrero, se tomó la decisión de que la fiesta tenga como tema central La Tierra. Las otras dos alternativas eran Las Vegas y Disco Pop.

Segundo encuentro

Con la jornada de ayer, Hidalgo quiso devolver el encuentro que ambos alcaldes mantuvieron el pasado 8 de junio en la capital grancanaria y que sirvió servido para formar una estrategia conjunta para gestionar los recursos de ambas ciudades para la reactivación económica y social ante el actual panorama.

La jornada también sirvió para recorrer el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, así como dos enclaves destacados de la capital tinerfeña como son la Casa del Carnaval y el Palmetum, donde los alcaldes quedaron emplazados a futuras reuniones dentro de la estrategia común que se han marcado para los próximos meses.