Borrar
Joaquín Carreras, en el centro, con camisa negra, junto a algunas de las voces del documental. C7
Un documental investiga el origen de la gala drag de Las Palmas de Gran Canaria

Gala drag: la combustión instantánea

Investigación. Un documental aborda, desde un punto de vista etnográfico, las razones para que el fenómeno prendiera con tal fuerza en la ciudad

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 18 de febrero 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hace 25 años, nadie fue capaz de imaginar que aquella primera gala drag pudiera tener el éxito que alcanzó. Y menos de esa forma tan fulminante, como del rayo. Ahora un documental, 'El Origen de la Gala Drag de Las Palmas de Gran Canaria', ahonda en la génesis de aquel fenómeno para tratar de explicar su arraigo inmediato en la sociedad palmense.

Joaquín Carreras es el director del reportaje audiovisual, que se estrenará el próximo 22 de febrero en el teatro Guiniguada, a las 19.00 horas. Su visión es la de un asombrado historiador y antropólogo tinerfeño al que siempre le llamó la atención que aquella mecha prendiera tan rápido, acostumbrado como está a observar los ritmos más pausados de los distintos fenómenos sociales, que suelen entroncarse en las comunidades receptoras con algunas reticencias.

No ocurrió esto en Las Palmas de Gran Canaria el 19 de febrero de 1998. «La primera gala la llamo la bomba», refleja de manera gráfica, «desde siempre me llamó la atención la forma tan rápida en que arraigó en la ciudad, fue inmediato, con lo que tenía que haber algo detrás».

Más de medio año de trabajo

En 38 minutos y numerosas entrevistas que se hicieron a lo largo de siete meses, el documental de Carreras (realizado por Airam Hernández) ahonda en la realidad social de Gran Canaria. «Lo que me interesaba era el contexto previo a la gala y cómo se desarrolla en su origen», asegura el historiador tinerfeño.

Coincide con el reciente libro de la historia de los 25 años de la gala drag de Israel Reyes en que el embrión de la fiesta está en la gala Miss Traveskarnatival que se celebraba en el sur. Pero entiende que la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria ya estaba madura para acoger y celebrar un proyecto tan rompedor como éste. «La idea surge de determinadas personas», indica Joaquín Carreras, «pero, en realidad, es una idea de ciudad».

Noticia Relacionada

Las pasarelas de transformistas que se montaban durante los carnavales en el parque de Santa Catalina, entre las terrazas Derby y Río; la conexión directa entre los transformistas de La Isleta y el entorno de Maspalomas y Playa del Inglés; los concursos de disfraces en los que participaban travestis haciendo monólogos; o los aplausos que arrancaban estos personajes en las cabalgatas de las carnestolendas indicaban que la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria ya tenía interiorizado el mundo drag, aun cuando todavía no era ni siquiera conocido por el gran público.

«Lo que ocurre en La Isleta es muy interesante porque muchas personas que durante el Franquismo acabaron en Tefía -un campo de concentración al que se enviaba a homosexuales para ser reeducados- acaban en La Isleta y se integran en un barrio que los acoge sin problemas», prosigue el historiador que ha dirigido este documental.

Si a toda esta mezcla de ingredientes, se suma un ambiente ambiguo en las discotecas de los años 80, resulta fácil comprender que el incendio drag prendiera con tanto vigor en la capital grancanaria. «Esa realidad no se daba en otras ciudades como Santa Cruz de Tenerife», indica Carreras, «lo que ocurrió es que se creó un contexto de fondo que resultaba favorable para introducir un acto que ha dado el gran giro al carnaval de Las Palmas Gran Canaria». Para él, el fenómeno era ya una parte «patente y latente» de la cultura popular.

En todo caso, el riesgo estaba presente. El entonces director del carnaval, Anatol Yanowsky, reconocía que había miedo. Y la concejala de Cultura del Ayuntamiento, Pepa Luzardo, reconocía que se jugaba el cargo.

Pero la necesidad de introducir cambios era mayor que el riesgo que suponía la gala drag, no en vano estaba fresco todavía el desastre de la edición del carnaval de 1994.

Unos drag queen únicos

Así surgió aquella primera gala, que fue el hábitat de un drag queen propio. «Es algo diferente, como un endemismo», reflexiona, «y el que lo ve desde fuera tiene que tener cuidado porque no siempre se entiende bien».

Su argumentación recoge aquí las palabras de Anatol Yanowsky: «aquí las creaciones son muy futuristas a nivel estético, narran una historia y tienen un atrezo, algo que no se da en ningún otro lugar».

De hecho, Joaquín Carreras entiende que el drag queen está tan interiorizado en la comunidad de Las Palmas de Gran Canaria que ya ha sido institucionalizado, como lo demuestra el hecho de que el drag ganador de la gala sea una de las imágenes de la ciudad en la Feria Internacional de Turismo (Fitur). «En general se habla del drag como un elemento subversivo, pero en el caso de la capital grancanaria es todo lo contrario».

La entrada para ver este documental, que está financiado por el Gobierno de Canarias, es libre hasta completar el aforo. Ya se pueden recoger las invitaciones en la taquilla del Guiniguada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios