arcadio suárez

Con todos ustedes... ¡La Vulcano, cariño!

Vulcano tomó el mítico cetro de Sethlas. Isidro Javier Pérez será recordado como el drag con el que se empezó a recuperar el carnaval

REBECA DÍAZ / JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La puesta en escena que trajo Vulcano a las tablas del parque de Santa Catalina consiguió la máxima puntuación en todas las mesas de jurados y en el respaldo popular. La propuesta de Isidro Javier Pérez, con el nombre '¡Por fin, cariño!', y diseño propio y de Daniel Rivero Suárez, resultó la ganadora. La apuesta del Ayuntamiento de Gáldar brilló con luz propia por su humor, la calidad del vestuario y su ritmo. Se convierte así en el decimonoveno ganador de una gala que ya tiene veinticuatro años.

Junto al triunfador, que trajo como grito de guerra «La Vulcano, cariño», también fue valorado el trabajo de Shiky, bajo el que actuó José David Batista Falcón, con 'Otro talent show de esos ¡Chacha! ¡Que canto en directo!', diseñado por él mismo y Nieves Falcón, y patrocinado por Perfumería Sabina; el segundo finalista fue Ármek (Pedro Miranda González), quien defendió el espectáculo ' ¿Es cosa mía o el mundo cada vez está más loco?', en representación de Ms. Green, Placas Lantigua y Autos Basso, y con diseño propio y de Arán Perdomo y Adrián Castellanos; el siguiente elegido fue Vanderbilt. En este caso, Iván Artiles García presentó 'La resurrección del mal', con diseño propio y el apoyo del centro comercial El Muelle; el cuarto finalista fue Kiowa, quien es Alberto Ojeda Hernández. Su espectáculo 'Alta temperatura' fue patrocinado por Taller Chapa y Pintura Platinium, con diseño de Javier Torón.

La gala, en la que participaron más de 300 personas, empezó con la proyección del vídeo 'The power of freedom', el tema oficial creado por el diyey y productor Ray Castellano con los drags como protagonistas, y la presencia de la reina, Daniela Medina, y las damas del carnaval. La comparsa Kisamba aportó colorido en el arranque de un acto conducido por Supremme de Luxe, Roberto Herrera y Fátima Plata.

Al principio hubo un recuerdo para Isabel Torres, la primera transexual que se presentó a la gala de la reina, fallecida hace solo unos meses.

En el recorrido musical por los grandes éxitos de los 90, con las voces de Dácil Suárez Salmerón, Thania Gil y Saray Castro, saltaron a escena profesionales del mundo del transformismo como Alexis Santos, Momi Chou, Miss Kimba, Daneyden, Jansel Laya, Alexia y Lucciana, componentes de Funny Boys y el drag Kimba Ébola. La gala contó con la participación del influencer Malbert.

Poca variedad musical

Los dieciséis drags que participaron en la gala se dividieron en dos bloques de ocho finalistas, que mostraron poca variedad en la elección de la música electrónica y reservaron poco espacio al humor. La gala mostró también el impacto de los dos años de pandemia en la elección que hicieron muchos participantes por los temas oscuros. En cuanto a la realización televisiva, hubo muchos claroscuros y en ocasiones resultaba complicado percatarse de los detalles del espectáculo de los drags.

La noche sirvió para homenajear a figuras claves en la fiesta como el transformista Xayo, el periodista Benito Falcón, o los diseñadores Fernando Méndez y Carmen Hernández. Sus nombres resonaron en el parque.

La figura de Raffaella Carrá, fallecida el año pasado, también fue recordada por medio de la voz de la cantante Cristina Ramos, quien hizo un repaso por algunos de los temas más conocidos de la polifacética artista italiana.

Mientras delibera el jurado, llegó uno de los platos fuertes de la noche, la actuación especial de Chanel Terrero, quien interpretó el tema 'SloMo', que defenderá en el próximo Festival de Eurovisión. La artista cubano-española cantó justo después de que Drag Sethlas interpretara el número con el que despidió el que ha sido su segundo reinado, el más largo que ha habido sobre la historia de las plataformas.