Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 18 de abril
Marrero señala una boca de riego de la instalación de los jardines, que dice puso el Ayuntamiento. COBER
Las Palmas de Gran Canaria

«Nos dijeron que nunca nos iba a faltar el agua»

La Urbanización Sansofé exige al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que mantenga el pacto de 1972 por el que se les garantizó el riego de sus jardines por la cesión del solar que alberga el Ceip Cataluña | Desde el Consistorio se señala que no hay documento que lo acredite

Rebeca Díaz

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 8 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las zonas ajardinadas de la Urbanización Sansofé, en Las Palmas de Gran Canaria, son el orgullo de quienes residen en este conjunto de once bloques que se levantaron de la mano de tres cooperativas y se entregaron a principios de los años 70 del pasado siglo. O al menos lo eran hasta el verano pasado, cuando se quedaron sin agua para el riego y se perdieron muchas de las especies que las poblaban.

«Nos cogió en los peores momentos», dice Francisco Marrero, presidente de la Asociación de Vecinos San Pedro Mártir y de uno de los inmuebles que conforman esta comunidad, al referirse a un corte de suministro que se produjo en verano, cuando más apretaba el calor.

Señala que hasta ese momento habían cuidado de sus zonas verdes gracias al agua proporcionada por el Ayuntamiento. Un servicio que respondía al «acuerdo verbal» que afirma formalizaron en 1972 con el entonces alcalde la ciudad, Jesús Pérez Alonso. Un pacto que consistió en la «cesión» por parte de la comunidad de propietarios de «5.600 metros cuadrados» de la parcela de la urbanización «para construir lo que hoy es el Colegio Cataluña».

«Un día, el alcalde que estaba en ese momento pasó por aquí y dio unos premios por lo cuidado que estaban los jardines. Y le contamos que el único problema que teníamos era el riego», relata el portavoz vecinal.

Apunta que fue en otra visita del regidor a la zona cuando se planteó la cesión de los referidos terrenos «para construir un colegio, que era un bien común».

Los vecinos afirman que se han estropeado muchas especies y ahora costean un agua que dicen se garantizó, a cambio de unos terrenos que estaban en la parcela de la urbanización. Cober
Imagen principal - Los vecinos afirman que se han estropeado muchas especies y ahora costean un agua que dicen se garantizó, a cambio de unos terrenos que estaban en la parcela de la urbanización.
Imagen secundaria 1 - Los vecinos afirman que se han estropeado muchas especies y ahora costean un agua que dicen se garantizó, a cambio de unos terrenos que estaban en la parcela de la urbanización.
Imagen secundaria 2 - Los vecinos afirman que se han estropeado muchas especies y ahora costean un agua que dicen se garantizó, a cambio de unos terrenos que estaban en la parcela de la urbanización.

Relata que los vecinos dieron su visto bueno y el regidor «nos prometió que nunca nos iba a faltar el agua». Una circunstancia que se mantuvo durante más de 50 años hasta el verano pasado, cuando se percataron de la falta de suministro para el riego.

«Vinieron de Parques y Jardines a comprobar si había pérdidas de agua, vieron que no y también que no había ninguna llave abierta. Y a partir de ahí cerraron el agua», expone.

Avería

Dice que entonces se preguntó «a la Concejalía de Parques y Jardines qué pasaba y nos decían que había una avería y que estaban intentando repararla». Pero el suministro nunca se retomó.

Señala que en una reunión que mantuvieron con el jefe del Servicio de Mantenimiento Urbano se les confirmó que se acaba lo de tener agua municipal para regar sus jardines. Algo que también les comunicó por escrito el pasado 24 de enero, argumentando «una Ley de 1981».

Desde el Ayuntamiento, fuentes autorizadas garantizan que la avería existió y fue la que obligó a acometer una canalización nueva del riego municipal en la zona. Pero añaden que no se tuvieron en cuenta los jardines de esta urbanización ya que se trata de «una propiedad privada».

Además, apuntan las mismas fuentes que esa avería fue la que permitió constatar que se estaba usando agua municipal para surtir a unos jardines privados.

«La Unidad Técnica de Parques y Jardines dice que no había conocimiento de que esa comunidad hacía uso de agua municipal», exponen voces autorizadas de la corporación local.

Infraestructura municipal

Sin embargo, la comunidad de propietarios explica que la situación era conocida por los responsables locales y que se puede acreditar. «Hay un hecho que es palpable: la infraestructura que hay que hacer para poner todo el riego a todos los jardines es del Ayuntamiento», señala Marrero.

Asimismo, aporta otro dato que considera revelador, los «tres roperos de mampostería, donde están los contadores y los relojes que tenían para darnos el agua» y que se encuentran en su propiedad. «Son de Parques y Jardines y están en un jardín privado», reseña.

Explica que ahora el riego de sus jardines lo costean los residentes, mediante cubas. Confiesa que no fue fácil ponerlos de acuerdo, por lo que se estuvo casi dos meses sin atender los jardines y se estropearon mucho.

Derecho adquirido

Expone que la intención de la urbanización es retomar lo que entienden es un derecho adquirido pese a que no tener un documento físico. «Ese acuerdo se hizo como se solían hacer las cosas en la época», dice en referencia a «unos años en los que no teníamos todavía democracia».

Una consideración que cuestionan desde el área de Parque y Jardines, desde donde se incide en que si bien «se ha intentado buscar una solución, porque se estaba haciendo un buen trabajo» en esas zonas verdes, se trata de «un jardín privado».

También argumentan que para atender la demanda de la urbanización «habría que hacer una nueva canalización».

Además, dicen que no se ha localizado el documento que acredite el acuerdo al que aluden los vecinos para justificar recibir agua municipal para sus jardines. «No hemos sido capaces de encontrar el acuerdo, ni ellos de dárnoslo», reseñan. Apuntan que la única solución que se ha encontrado es poner un contador.

«No es un regalo»

Los vecinos, por su parte, insisten en que se les restablezca el suministro «porque no es un regalo que nos están haciendo, es un acuerdo, con o sin papeles, de 50 años que queremos que se siga cumpliendo».

«Pedimos a la alcaldesa que tome definitivamente una solución sobre el riego de los jardines» y que la edil de Parques y Jardines «se reúna de una vez con nosotros y nos diga realmente la verdad», reclama Marrero. «Queremos saber qué es lo que ha pasado y por qué se ha cortado el agua», reclama.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios