Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 24 de septiembre
El acusado, José Juan Y.E., a la izquierda acompañado de su abogado Manuel Ramón García Medina. F.J.F
Tribunales

«Le dije varias veces que tenía 14 años»

La víctima declaró que mantuvo relaciones sexuales consentidas con el acusado, que tenía 26 años, pero también que le dejó claro que era menor

Francisco José Fajardo

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 12 de septiembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Era el día grande de los carnavales de Las Palmas de Gran Canaria de 2019, el de la cabalgata, y la víctima salió con un grupo de amigos de su pueblo para disfrutar de la fiesta. A pesar de que tenía solo 14 años, realizó el recorrido íntegro del desfile consumiendo alcohol y luego siguió la marcha en los mogollones, acompañada solamente de un chico, de 26 años en el momento de los hechos, que había conocido ese mismo día por medio de sus amigas. Ambos acabaron manteniendo relaciones sexuales en dos ocasiones ese 9 de marzo y en la primera jornada del juicio celebrado este martes, la joven -ahora mayor de edad- aseguró que dejó claro siempre al acusado que era menor antes de acostarse con él. «Le dije varias veces que tenía 14 años», declaró. La defensa de este último asevera que su cliente se enteró de la edad de la joven tras los contactos íntimos.

Por estos hechos, José Juan Y.E. se enfrenta a una petición de condena del fiscal Javier García Cabañas y la letrada de la acusación particular Mónica Sánchez Barragán de 12 años de prisión y el pago de 50.000 euros en concepto de responsabilidad civil. Por su parte, el abogado de la defensa, Manuel Ramón García Medina, insiste en que su defendido nunca supo que la joven con la que había mantenido relaciones era menor y apela al error de prohibición, es decir, en la creencia errónea de que la conducta delictiva realizada era lícita.

En este juicio, el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas presidido por Miguel Ángel Parramón, decidió aplazar para el 18 de septiembre la comparecencia de varios peritos, los forenses y la declaración del investigado ya que la sesión se prolongó de forma interminable hasta las pasadas las 15.30 horas.

La víctima declaró que había quedado con unas amigas para ir a los carnavales y fueron a casa de la abuela de una de ellas en La Isleta a prepararse. Allí se encontró con sus dos conocidas, la tía de una de ellas mayor de edad y el presunto agresor y, mientras se maquillaban, dijo que «tuvimos una conversación acerca de la edad de todos y preguntaron cuántos años me echaban, unos 18 y otros 22 y yo les seguí la broma. Luego no le dimos importancia a la conversación, pero no les dije nada de la edad que tenía en ese momento, sino después les comenté que tenía 14», expuso.

Posteriormente, dijo que fueron «a buscar alcohol y bebidas energéticas» y que lo consumió: «Era de las pocas veces que había bebido en mi vida. No estaba realmente mal, pero sí bajo los efectos del alcohol».

Durante la tarde estuvo con sus amigas, luego se separó de ellas hasta que se reunificaron al llegar al parque San Telmo, donde sus padres la esperaban para llevarla de regreso a su pueblo. Pero manifestó que les pidió quedarse «unas horas más».

Estaba «un poco perdida»

Insistió en que dijo al acusado su edad «de 14 años en una conversación con él y mi amiga. Les dije que me había cambiado de instituto, que estaba en Segundo de la ESO y que tenía problemas con mis padres, estaba descontenta con la vida», manifestó. «Siempre me he sentido un poco perdida y ahora veo que no encontraba… no estaba conforme con nada y me sentía triste».

Con el paso del tiempo, reconoció que se sintió «comprendida por él y a gusto. Me terminó gustando, me atraía. Nos quedamos en el mogollón y después nos fuimos a una discoteca. Entramos, me encontraba mal y vomité», narró. Minutos después, dijo sentirse «cansada y nos fuimos a su coche para dormir. Eran las cuatro o cinco de la mañana y nos íbamos a quedar en su coche para luego irnos por la mañana», ya que vivía en otro municipio.

Pero «al llegar al coche mantuvimos relaciones sexuales. Al principio nos empezamos a besar, nos tocamos y él intentó penetrarme, pero no pudo porque me hacía daño. Me dolía mucho. Después, como no pudimos terminar, me cogió la cabeza y le hice una felación [...]. También ambos nos masturbamos».

Añadió que no pudo «dormir mucho» y cuando amaneció, lo despertó y fue primero a «buscar nuestras cosas» a la casa donde se vistieron y luego «desayunamos en Tinoca».

«Me ofreció a ir a casa de su abuela a jugar a las cartas y videojuegos, aunque estaba preocupada porque no había respondido a mis padres en toda la noche», declaró, pero «José Juan habló con mi padre por teléfono, le dijo que estuvieran tranquilos».

«Fuimos a casa de su abuela, puso un videojuego y me empezó a tocar, nos besamos y me llevó a la cama. Yo no tenía ganas de tener relaciones, pero me intentó penetrar y me seguía doliendo. Le dije que parara, que no quería, lo intentó varias veces, pero me seguía doliendo. No usó la fuerza física pero no prestó mucha atención a lo que yo le decía. Fue voluntario por mi parte, pero realmente no me apetecía», contó a la Sala.

La joven declaró que el acusado «sabía ya que era virgen» y que le dijo que no la penetrara ya que le «dolía mucho»

«Él sabía ya que era virgen. Justo cuando íbamos al coche me dijo que le gustaba y surgió decirle que yo era virgen. Sabía que tenía 14 años».

La joven, tras estos hechos, dijo que estuvo «en tratamiento psicológico y fui internada cuatro meses por mi conducta y una depresión. Intenté suicidarme en dos ocasiones».

En la sesión también declaró su padre, que insistió en que «supimos de los hechos 15 días después y ella no levantaba cabeza. Estaba ida, desregulada, no podía apenas ni darle un beso. Hubo un empeoramiento de su situación, no se relacionaba con sus amigas, no quería salir y estaba en el sillón sin ganas de nada y sin ir a clases».

Versiones contradictorias

Las testigos que depusieron en la vista ofrecieron versiones diferentes a la manifestada por la víctima, hasta el punto de que incluso, la letrada de la acusación particular interesó a la Sala que procediera a deducir testimonio por un delito de falso testimonio, respecto de la testigo mayor de edad que salió con la perjudicada ese día de carnavales.

Tanto ella como otra testigo negaron que la víctima hubiese dicho su edad e insistieron en que aparentaba mucho años más de los que tenía.

Javier García Cabañas

Fiscal

Fiscal

Pide 12 años de prisión y que no se aproxime y se comunique con la víctima durante 10 años.

 Acusación particular
Mónica Sánchez Barragán

Acusación particular

La letrada, al igual que el fiscal, también pide la imposición de libertad vigilada por 10 años.

Defensa
Manuel Ramón García Medina

Defensa

El abogado interesa la libre absolución de su cliente al entender que no cometió delito alguno.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios