Borrar
Imagen de la primera sesión del juicio celebrado este lunes. Acfi Press

Declara la madre de la víctima: «Lo que le hizo su padre le destrozó su niñez»

Tribunales ·

«El daño que causó a la niña es irreparable», dijo durante la primera sesión del juicio contra un acusado de agredir sexualmente a su hija

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 30 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este lunes comenzó el juicio contra un acusado de haber agredido sexualmente de su hija cuando ésta era menor de edad de forma continuada en el tiempo. La madre de la víctima declaró ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas que los hechos que sufrió -presuntamente- la adolescente a manos de su expareja «le destrozó su niñez» y le causó «un daño irreparable», dijo.

El fiscal Pedro Gimeno interesa una condena de 27 años de cárcel y el pago de 90.000 euros de indemnización, al igual que la acusación particular representada por la letrada Pino de la Nuez. Por su parte, la defensa ejercida por Antonio Marrero pide la libre absolución de su cliente.

En esta primera sesión, depuso ante el Tribunal la madre de la perjudicada, quien comenzó su exposición reconociendo que «tras separarnos la relación con el padre era normal, no veía nada raro ni extraño». Pero, añadió que «hubo un cambio en la convivencia de los niños con maltratos, gritos, los aislaba sin móvil, no les dejaba comunicarse conmigo... Todo cambió», expuso. «Yo la intentaba llamar en horarios razonables y no podía comunicarme con mis hijos, todo ello después de que el padre tuviera una nueva relación. Los gritos, malos tratos y aislamiento coincidieron en esa época en la que tuvo una nueva pareja», apuntó.

A preguntas del fiscal, esta mujer localizó como punto de inflexión un día en el que «los niños -sus dos hijos- volvieron de casa de su padre en pijama, con las maletas y diciendo que ya no aguantaban más. Que no querían volver a esa casa», narró. Todo ello coincidió, según su alegato, cuando a «finales de 2017 la niña comenzó con cuadros de pérdida de conciencia completa. Se hizo incluso fracturas de dedos, heridas y demás».

La niña «siguió con problemas», manifestó, hasta que «le confesó a la psicóloga que había sido víctima de tocamientos. La psicóloga me dijo que había que denunciarlo y así hicimos», declaró visiblemente afectada.

El fiscal interesa una condena de 27 años de cárcel y el pago de 90.000 euros de indemnización; la defensa, la absolución

Esta madre admitió que «nunca» había hablado «con mi hija de este asunto» hasta que la menor intentó suicidarse. «Yo iba a cumplir 50 años y mi celebración fue darle gracias a Dios de que mi hija estuviera con vida. Tiene cicatrices físicas y psicológicas e incluso recuerdo que dejó un audio y una carta de despedida donde dijo que no nos preocupáramos, que no teníamos culpa de nada. Nunca quiso que nos enteráramos de lo que ese señor -en referencia al acusado- hizo. Nos quiso siempre dejar al margen».

Los hechos que contó la perjudicada consistieron en agarrones de pelo, introducción de dedos en sus genitales y un episodio de penetración.

«Mi hija está destrozada, es una niña buena a la que han destrozado su niñez, se cae y se vuelve a levantar, pero le han destrozado la vida. El daño que le han hecho a mi hija es irreparable. Han sido cinco años en los que ella no ha podido levantar cabeza, no ha tenido tiempo para hacerlo ya que siempre tenía encima la espada de Damocles de que se acercaba el momento del juicio», contó llorando.

«Me he tenido que coger bajas para vigilarla y estar con ella», añadió la madre. «Solo pensar en poder ver a su padre le aterra y esa misma reacción la tuvo ayer -por el domingo-», declaró. Una circunstancia que impidió que la víctima estuviera presente en esta primera jornada. Presentó incluso un informe psicológico que aconsejaba su ausencia en la sala.

Inventó un acoso

También declararon en esta primera sesión varios profesores de la menor que contaron un episodio en el que ella alegó ser víctima de acoso por parte de sus compañeros de aula.

«Venía diciéndome que sus compañeros le dejaban mensajes en su pupitre insultándola y después de estar observando, descubrimos que las notas las hacía ella misma. Al decírselo, ella mismo confesó que se las había inventado», dijo uno de los testigos a preguntas de la defensa en su intento de acreditar que la perjudicada era «una niña muy fantasiosa», como así declaró la pareja actual del acusado.

También se reprodujo en la sala la primera de las dos pruebas preconstituidas que se llevaron a cabo con la menor. En esta declaración, la joven contó los presuntos episodios de abusos que sufrió a manos de su padre.

El juicio continuará este martes con la reproducción de la otra prueba preconstituida, el turno de los forenses y peritos, acusado e informes finales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios