Cola de personas en Cáritas para recibir comida. / juan carlos alonso

La covid arrasa 7.082 empleos en diciembre y deja el número de parados en la capital en 46.478

La tasa de desempleo en la capital grancanaria sube casi un 18% con relación a fines de 2019 y retrocede a niveles de mayo de 2016

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las PalmaS de Gran Canaria

Pedro y Mercedes -nombres ficiticios- son una pareja que vive en el Cono Sur de la capital grancanaria. Cuando explotó la crisis económica que trajo consigo el coronavirus, él perdió su trabajo en el sector comercial y a ella se le incluyó en un Expediente de Regulación de Temporal de Empleo (ERTE). Desde entonces, las pequeñas obras en la economía sumergida de Pedro y los ingresos de Mercedes han permitido sobrevivir a esta familia, que tiene dos niños.

Su vida ejemplifica el drama de muchos hogares. «Hemos perdido casi la mitad de lo que ingresábamos antes», explican. Y como ellos, muchos otros. La capital grancanaria cerró diciembre con 46.478 parados. El impacto del covid-19 y las restricciones y confinamientos que ha requerido su combate han elevado el nivel de desempleo un 18% respecto a diciembre de 2019. Son 7.082 personas más las que engrosan las listas del paro al acabar 2020 en relación al mes de diciembre del año anterior. Desde mayo de 2016 (46.617) no se contabilizaban tantos parados. La capital ya concentra el 44% del paro de Gran Canaria y el 17% del total del archipiélago.

Aún así, el comportamiento de la ciudad ha sido mejor que el de la isla (con una variación interanual del 22%) y de Canarias (aumento del 29%).

La capital concentra el 44% del paro de Gran Canaria y el 17% del desempleo de todo el archipiélago

El concejal de Empleo del Ayuntamiento, Pedro Quevedo, explica que la evolución palmense «está relacionada sin duda con que Las Palmas de Gran Canaria tiene una fuerte actividad de naturaleza comercial que no tiene una dependencia tan alta de la actividad turística como otros territorios de las islas». Sin embargo, el edil reconoce que el aumento del paro «es un dato preocupante, dramático, y sería mucho peor si no hubiese mecanismos de ayuda como los ERTEs que están disimulando a la baja la gravedad de las consecuencias terribles para la población».

En ERTE había otros 33.212 trabajadores, según los datos del Gobierno de Canarias, casi un 42% de todos los de la isla.

El Ayuntamiento apuesta por la inversión pública para tratar de relanzar la economía. Además, según Pedro Quevedo, se mantiene el esfuerzo formativo, del que se benefician 700 personas, en once proyectos diferentes, con un montante total de once millones de euros gracias a las aportaciones del Cabildo y del Servicio Canario de Empleo.

Más ayudas directas

Sin embargo, el PP considera que la ayuda municipal a pymes y autónomos es insuficiente. «Así es imposible salir de esta situación», explicó el concejal Ignacio Guerra, «el comercio local languidece y el turismo se encuentra en un cero sin precedentes». Para él, el esfuerzo municipal en los sectores estratégicos es fundamental «porque cada desempleado que generan pasa directamente a tocar en las puertas de las ONG».

También pide ayudas directas para el tejido productivo la portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres. «Este gobierno solo se preocupa de aumentar las partidas a los servicios sociales», dijo, «está claro que no se puede dejar a nadie atrás pero la gente no quiere una ayuda, quiere trabajar». Además, pide una revisión de los impuestos y tasas que pagan pymes y autónomos, así como acelerar el pago a proveedores.

Por su parte, el edil de CC-UxGC, David Suárez, propone «desarrollar proyectos que sirvan para contratar a parados con un bajo nivel formativo, en tareas de mantenimiento, embellecimiento y limpieza de la ciudad». También plantea explotar la empleabilidad de sectores como el reciclaje y el sector marítimo.

El aumento del paro demuestra, según la edila Beatriz Correas, «la incapacidad del Ayuntamiento para hacer frente a la crisis económica». Y critica el plan de inversión anunciado por el alcalde. «Son solo palabras», dijo.

La otra edil no adscrita, Carmen Guerra, cree que «por donde pasa la MetroGuagua es la ruina total» y que «los carriles bici imposibilitan a los clientes acercarse a los locales», lo que los empuja al cierre. Además apunta que la reactivación del cobro de las tasas que se suspendió el año pasado «no se entiende». También denuncia el abandono de las zonas comerciales.

Ofertas de empleo en una oficina de la capital. / arcadio suárez

La peor ratio de parados por habitantes de las grandes urbes

La relación entre paro registrado y población sitúa a la capital grancanaria como la peor de las diez grandes ciudades españolas. De acuerdo a los datos del Instituto Municipal de Empleo y Formación, nuestra ciudad representa un porcentaje del 12,23%, solo superada por el 12,81% de Málaga.

El resto de las urbes y sus ratios son las siguientes: Madrid, un 6,4%; Barcelona, un 5,7%; Valencia, un 8,2%; Sevilla, un 11,9%; Zaragoza, un 6,9%; Murcia, un 8,2%; Palma de Mallorca, un 8,3%; y Bilbao, un 7,5%.

En cuanto al nivel de desempleo por sexos, un total de 20.788 parados son hombres y otras 25.690 desempleadas son mujeres.

Son los jóvenes los que han pagado más esta ola de destrucción de empleo vinculada a la crisis que trajo el coronavirus. El paro creció un 206% para los menores de 25 años hasta situarse en diciembre de 2020 en 7.594. Curiosamente el paro bajó en el tramo de edad de 25 a 44 años (-4,6% interanual) y volvió a aumentar (+11,6%) para los parados con edades entre 45 y 65.

Por niveles formativos, la destrucción de puestos de trabajo se hizo notar de modo más grave en las personas sin estudios (+24,6%) y las que tienen estudios primarios (+22,1%). Aquí, los universitarios son los que mejor aguantan, con una variación interanual del 4,5%.

El comercio al por menor, los servicios de comidas y bebidas, y los servicios a edificios y jardinería son las actividades que más paro concentran.

En cuanto a la contratación, en diciembre se firmaron 10.761 contratos, la mayoría temporales. Desde febrero de 2015 no se registraba una nivel tan bajo (10.049).