Pedro Quevedo durante la presentación del nuevo plan de marketing turístico. / C7

La ciudad estudia nuevos mercados y perfiles para planificar su estrategia turística pos-covid

Diseña su tercer plan de marketing, una hoja de ruta que marcará las acciones a desarrollar entre 2021 y 2024 con tres ejes: conocimiento, consenso y creatividad

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ

«Tenemos que empezar a planificar la salida, la recuperación, y todo dentro de un escenario de crecimiento sostenible». Ese es el «reto» que la ciudad tiene «encima de la mesa», aseguró este lunes el concejal de Turismo, Pedro Quevedo, en la presentación del tercer plan de marketing turístico de Las Palmas de Gran Canaria que tuvo como escenario el Hotel Santa Catalina. Un acto en que el también intervino, de manera virtual desde Barcelona, Maria Angels Serra, responsable de la dirección de los dos proyectos previos desarrollados -2008 y 2015-2016- y de esta nueva hoja de ruta que impulsa el Consistorio para planificar la estrategia turística de la ciudad tras el covid entre 2021 y 2024.

«Si hay un momento oportuno para reformular estrategias es este», apuntó Quevedo. Añadió que más allá de la actual situación sanitaria, este replanteamiento de acciones era necesario «porque aquí está obligado a adaptarse todo el mundo, y nosotros también», porque «está muy claro que o somos capaces de reaccionar al nuevo escenario mundial y canario o nos quedaremos fuera».

Así, explicó que esta iniciativa del área de Turismo se propone «definir la estrategia de política turística para los próximos cuatro años, con un primer objetivo que es la recuperación y un segundo que es el crecimiento flexible y sostenible».

Aunque reconoció que la mejoría del sector turístico depende también de factores ajenos como las cifras de contagios de los «destinos emisores», eso no quita para «estar en la mejor situación posible cuando la actividad empiece a recuperarse».

Tres ejes y 12 estudios

Con ese objetivo se ha puesto en marcha este nuevo plan de marketing que, avanzó, está basado en tres ejes: conocimiento, consenso y creatividad.

Respecto al primero de ellos, anunció que se van a desarrollar «12 estudios de mercado para favorecer el sistema de inteligencia turística, saber qué pasa porque si no, nos equivocaremos», como pasa cuando no se trabaja con datos.

Por su parte, Serra, indicó que esta nueva hoja de ruta «va a ser un plan diferente» a los dos anteriores pues «se va a hacer el mayor esfuerzo que Turismo de la ciudad ha hecho», sobre todo «en conocimiento de los mercados» porque «no podemos tomar decisiones que no están basadas en datos», y el esfuerzo se centrará en «conocer más lo que está pasando en los mercados y en los diferentes perfiles de demanda».

Asimismo, señaló que se va a continuar con la idea de «seguir sumando al sector privado y al público» y «todos aquellos actores que tienen que ver con el turismo directamente» e incluso «a los que no tan directamente», así como «a la ciudadanía a través de un proceso de participación para conocer sus inquietudes».

En cuanto a la metodología, dijo que ya «estamos en la fase 1, de análisis y diagnóstico» cuyos resultados se conocerán «en 2 o 3 meses». En ella «vamos a analizar nuestra oferta pre-covid y la post-covid» para ver «qué ha cambiado y las nuevas prioridades de productos y servicios turísticos que vamos a necesitar». Además, se examinará «la demanda, viendo cuáles son las nuevas tendencias, mercados de interés, perfiles de demandas», públicos que «quizá hasta ahora no habíamos considerado».

Serra explicó que esos estudios se dirigen al público potencial canario «para saber cómo quiere viajar en los próximos tiempos, a la ciudadanía de la capital, a los operadores receptivos locales», además de a «operadores y medios de comunicación peninsulares, al visitante actual y a los potenciales peninsulares y una encuesta específica a las familias numerosas». De igual modo, se sondeará a agencias y operadores europeos, compañías de crucero y oficinas españolas de turismo en Europa.

Además, se acometerá un estudio de opinión a delegaciones de Proexca en África, «para conocer mejor el mercado africano, que ya llega de manera tímida» y que «lo va a seguir haciendo porque es su primer destino europeo y le ofrece muchísimos atractivos no solo turísticos sino de estudios y de sanidad».

Sobre este último aspecto, Quevedo recordó que «el turismo sanitario es enormemente potente» y un «terreno por explorar no escaso», no tanto «cuantitativa pero sí cualitativamente».

A esta fase inicial de análisis del plan seguirán las de formulación estratégica y acciones.

Intentar salvar el verano, un objetivo «posible y razonable»

El concejal de Turismo justificó este nuevo plan de marketing porque «ahora el conocimiento es determinante» y aseguró que «todo lo que es bueno para el turismo tienen que ser bueno para la ciudad».

Al ser cuestionado sobre el horizonte que maneja su departamento para que la ciudad recupere las cifras de visitantes previas a la pandemia, que él mismo dijo eran «los mejores datos de su historia», afirmó que hay que partir de la premisa de que «la pandemia no se acaba solo con la vacunación». Añadió que «la presencia del virus entre nosotros va a continuar afectándonos, en mi opinión, durante años» por lo que «habrá que aprender a convivir» con él «de una forma menos dramática».

«Va a haber una situación distinta, más flexible, mejor», vaticinó. Por eso, señaló que «si la campaña de vacunación es la adecuada y las cosas van bien y no ha déficit» en el suministro de vacunas, «podríamos hablar de julio como un mes en el que pudiéramos iniciar un conjunto de actividades», es decir «intentar salvar el verano», algo que considera «posible y razonable».

Sobre los nuevos perfiles de visitantes, Maria Angels Serra, dijo que «hay tendencias que apuntan otros perfiles de demanda», aunque «no vamos a abandonar el público familiar porque nuestro destino es ideal para él» Pero sí «vamos a pensar en otros públicos», algunos «cerca de casa» y otros «colectivos a los que hasta ahora hemos prestado poca atención», como el de «bodas en la ciudad», e «insistir en los nómadas digitales».