Imagen del edificio que va a ser adquirido por el Ayuntamiento. / Arcadio Suárez

La capital grancanaria compra el viejo colegio Gutiérrez Rubalcava

El Ayuntamiento destina 1,7 millones de euros en la compra del edificio a Defensa y la reparación. Lo usarán los servicios sociales del Cono Sur

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La Junta de Gobierno de la Ciudad acaba de dar el visto bueno a la operación de compra del edificio que albergaba el antiguo colegio Almirante Gutiérrez Rubalcava, en la Vega de San José.

El inmueble concentrará todas las políticas de infancia y familia del distrito Vegueta-Cono Sur-Tafira. Así los equipos de Infancia y Familia de los servicios sociales municipales, que en la actualidad trabajan en El Secadero, se desplazarán hasta este nuevo emplazamiento.

El edificio albergará también otros servicios más generales, como los que darán respuesta a la declaración de Las Palmas de Gran Canaria como Ciudad Amiga de la Infancia por parte de Unicef; y los de la nueva Casa de la Familia.

Casi 800.000 euros

La operación costará al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria un total de 793.759,19 euros en concepto de adquisición del antiguo colegio militar.

Esta intervención se enmarca dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi) que el Consistorio ha proyectado en el Cono Sur.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, recordó que el edificio pertenecía a Defensa y que el Ministerio lo cedió a la Consejería de Educación para que lo utilizara como colegio.

Detalle de la fachada del edificio. / Arcadio Suárez

Mantuvo el uso educativo hasta el año 2015, en el que los alumnos fueron trasladados a otras instalaciones educativas.

Desde entonces, el Gobierno de España trató de subastar el inmueble hasta que el Ayuntamiento mostró su interés por él para acercar buena parte de los servicios sociales municipales a las principales zonas de población del Cono Sur, ya que el entorno del Secadero presenta mayores dificultades de comunicación.

En verano, representantes municipales y del Ministerio de Defensa visitaron el inmueble. Y, al final, el precio se cerró en los casi 794.000 euros antes mencionados. «Fue una buena oferta porque lo que pedía el Ministerio se ha quedado prácticamente en la mitad del precio», expuso la concejala de Servicios Sociales, Carmen Luz Vargas.

Casi un millón en la obra

Aparte del precio de adquisición, el Ayuntamiento tendrá que invertir alrededor de otro millón de euros en la reforma y acondicionamiento del local.

Doreste detalló que la obra que se acometerá en el viejo Gutiérrez Rubalcava abrirá el edificio al pequeño parque que está en su parte trasera; lo adaptará para que sea totalmente accesible a personas con movilidad reducida; y reordenará el aparcamiento en esta zona, a la que se accede desde la calle Eufemiano Jurado.

«Lo que queremos es que los servicios sociales estén más cerca de la población», expuso el concejal de Urbanismo, quien hizo referencia a la filosofía de la ciudad de los quince minutos, es decir, un diseño urbano que trata de que los vecinos tengan todos los servicios necesarios a una distancia no superior al cuarto de hora a pie o en bicicleta. Se trata de un concepto que París resucitó a partir de la pandemia.

250 familias al año

Siguiendo este principio de proximidad, los equipos de Infancia y Familia del distrito Vegueta-Cono Sur-Tafira se instalarán en el viejo colegio Almirante Gutiérrez Rubalcava.

En las instalaciones actuales, en El Secadero, los trabajadores municipales atienden cada año a una media de 250 familias, pero en el Ayuntamiento se era consciente de que la ubicación actual representa un inconveniente a la hora de que las personas necesitadas se desplacen hasta el entorno de La Favorita.

«Queremos dar un mejor servicio a la población», explicó Carmen Luz Vargas, «lo que queremos conseguir es que los usuarios de estos servicios sociales no tengan que desplazarse hasta El Secadero».

En el emplazamiento de Tafira sí se mantendrán, en cambio, los servicios sociales comunitarios. Estos trabajadores deberán seguir haciendo su labor en el edificio del Secadero porque su número es mayor y el Gutiérrez Rubalcava también tiene que ser la sede del proyecto de Ciudad Amiga de la Infancia, de Unicef.

El Ayuntamiento espera licitar la reforma del edificio este verano, de forma que se inicie la obra en el siguiente año. El colegio tendrá el nuevo uso en 2023 o, todo lo más, en 2024.

Imagen de la parte trasera. / Arcadio Suárez

Cinco programas y talleres para las familias

En la nueva sede de Servicios Sociales se ofrecerá asistencia a la ciudadanía del distrito Vegueta-Cono Sur-Tafira en todos los ámbitos que abarcan la protección a la infancia y la familia. Para ello, se han diseñado cinco líneas de actuación.

La primera es el programa de habilidades parentales, que trabaja la prevención prenatal, las habilidades en la infancia y adolescencia y el acompañamiento familiar.

El segundo, bautizado como 'Entre plato y plato', ofrecerá un espacio para abordar el manejo de asuntos domésticos a través de la cocina.

Luego habrá diversas actividades que tratan de crear una oferta de ocio y tiempo libre atractivo y consciente para los menores y sus familias.

La cuarta propuesta será conocida como 'Ciudad Amiga'. Su filosofía es la promoción de la participación de los menores en las decisiones públicas.

Y el quinto programa se plantea como un itinerario de inserción sociolaboral, según la información facilitada por el Ayuntamiento capitalino.