El Consistorio ha acometido la mejora del carril bici en la Playa de las Alcaravaneras. / Juan Carlos Alonso Alonso

La red ciclista crecerá con 14 nuevos kilómetros de carriles bici

El Ayuntamiento prevé que a final del mandato sume 58 kilómetros y centra la mayor parte de las actuaciones en la cuidad alta

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Las Concejalías de Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria duplicarán la red de carriles bici existente en la ciudad hasta el final del mandato, generando en el municipio 14 nuevos kilómetros que vertebrarán toda la ciudad.

Así lo señalaron en la mañana de ayer los ediles de Urbanismo y Movilidad, Javier Doreste y José Eduardo Ramírez, respectivamente, en una rueda de prensa que ofrecieron para explicar los detalles de la segunda fase de la red ciclista de la ciudad, cuya ejecución ya ha comenzado este mismo verano.

La red está compuesta actualmente por 24 kilómetros, 14 más que los existentes en el año 2010. La expansión de los carriles bici en la capital obedece a la apuesta decidida del Consistorio durante los últimos años por la movilidad sostenible y la potenciación del transporte público y de los modos de transporte no contaminantes, seguros y saludables.

En la actualidad, la red capitalina está integrada por 24 km, 14 más que en los existentes en 2010

Ambos ediles aseguraron en su comparecencia ante los medios que Las Palmas de Gran Canaria contará al final del mandato con 58 kilómetros de carril bici, centrando la mayor parte de las nuevas actuaciones en la ciudad alta y creando itinerarios totalmente interconectados.

Segunda fase

La segunda fase de la red de carriles bici de la capital contempla la creación de varios ejes adicionales en la ciudad baja que incrementarán la cobertura del tejido urbano de esta zona. Así, se ha habilitado un eje que da continuidad a León y Castillo, a través de San Telmo y Francisco Gourié, y se ejecutarán vías en calles transversales.

Por otro lado, a finales del año 2022, la capital contará con una serie de ejes que articularán la ciudad alta. En este sentido, se comenzará próximamente a ejecutar el trazado de la calle Zaragoza y Pedro Infinito, creando una vía ciclable y para vehículos de movilidad perosnal (VMP) que conectará estas zonas con Paseo de Chil.

La segunda fase contempla también la ejecución de un eje ciclable y para VMP en las calles Obispo Romo y Zaragoza, desde su confluencia con la avenida de Escaleritas hasta la conexión con Pedro Infinito. Este tramo conectaría con la ciudad baja mediante el ascensor existente a la altura del Canódromo, a través de la vía ciclista propuesta en la calle Párroco Villar Reina.

Además, y según está recogido en el Plan Director de la Bicicleta, se llevará a cabo una extensión de la red de vías ciclistas por la ciudad alta, articulando la zona de Siete Palmas a través de la avenida Juan Carlos I.

De la misma forma, se crearán dos vías ciclistas transversales adicionales en Wagner–Maestro Valle y la calle Beethoven. Por último, el Consistorio colaborará con Autoridad Portuaria para ejecutar dos ejes de articulación de zonas productivas, uno interno en el Puerto y otro que suba al polígono industrial.

En cuanto a la primera fase de la red, el Consistorio ha ejecutado el itinerario 1, comprendido entre Hoya de la Plata y la Plaza de España, y está terminando las obras de otros tres itinerarios, que conectan el Guiniguada con Manuel Becerra, las zonas de Guanarteme y Mesa y López y las arterias transversales.

Rehabilitación

El Ayuntamiento está rehabilitando asimismo un tramo de 4,2 kilómetros de la red ciclista ya existente en el año 2015, para dotarla de mayor seguridad y eficiencia, y empezará en el próximo año el itinerario 2 de la primera fase, que tiene como objetivo sobre todo conectar la zona educativa de Tomás Morales. También se pretende en 2020 mejorar y renovar el carril-bici (lado tierra) de la Avenida Marítima que conecta con itinerarios nuevos como el de Juan XXIII.

Además, la Concejalía de Movilidad está convirtiendo en zonas 30 diversas calles de la ciudad, con el objetivo de fomentar la convivencia de los distintos modos de transporte y de mejorar la conectividad para los usuarios de la bicicleta y de otros vehículos de movilidad personal.