Las plazas municipales registran mucha actividad estos días. / Cober / video: arcadio suárez

El cherne vuelve a ser el favorito del Viernes Santo

Mercados. Las cuatro plazas de abasto capitalinas son los espacios preferidos para adquirir los ingredientes del sancocho típico de este día con el cherne como estrella indiscutible

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

«Tenemos un ambiente espectacular». Así describe el gerente del Mercado de Vegueta, Santiago Bolaños, la actividad que se registra en la plaza de abastos más antigua de la capital grancanaria en estos días previos al Viernes Santo, una festividad que en las islas va de la mano del tradicional sancocho en torno al cual se reúne la familia cada año.

Si bien la actual situación sanitaria no permite las reuniones familiares numerosas, tal y como se acostumbra, nadie renuncia al plato típico de estas fechas aunque sea con aforo reducido. Y la ciudadanía tiene claro que los mercados municipales son los lugares a los que hay que acudir en busca de los ingredientes principales con el pescado salado encabezando la lista de la compra.

«A la gente le encanta venir al mercado», asegura Bolaños. Y es que apunta que además del trato personalizado y la calidad de los productos, estos espacios ofrecen precios competitivos. «Tenemos unos precios buenísimos», señala en referencia al ingrediente principal del plato que ocupará las mesas mañana, el pescado salado.

Dice que hay muchas opciones pero «el producto estrella es el cherne». Añade que a diferencia de otros lugares en los que se vende «cherne de Yemen a unos 7 u 8 euros el kilo», en la plaza de Vegueta se puede encontrar «cherne de Mauritania» de superior calidad «desde 13,50 euros el kilo».

Además, señala que «también tenemos corvina por 9,95 euros, que es muy buen pescado y tienen la ventaja de que son lomos limpios, preciosos». Sin embargo, es consciente de que la mayor parte de la clientela tiene claro su elección. «El cherne es el rey», reconoce.

Bolaños comenta que los mercados se han convertido en «refugios de la seguridad» a pesar de que la actual crisis es sanitaria y no alimenticia. «Pero la gente mira más el producto local y nosotros ofrecemos esa garantía de producto de nuestra tierra», dice.

Asimismo, expone que se ha notado una mayor inversión de la clientela habitual en las compras que realiza en el mercado y que entiende que puede deberse al hecho de que las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias limitan las salidas a lugares como los restaurantes. Así, explica que «el gasto de la familia es el mismo, pero ahora en lugar de gastar fuera, se lo gastan en casa».

Explica que el miércoles de Semana Santa es el día grande en cuanto a compras en este espacio del casco histórico, pero que como el resto de mercados municipales abrirán hoy jueves sus puertas, desde las 07.00 a las 14.00 horas, para que la clientela puede adquirir todo lo necesario para elaborar el tradicional plato canario.

Carmen González, gerente del Mercado Central, destaca la actividad que desde el viernes pasado comenzó a registrar el inmueble de la calle Galicia. «Se ha notado más afluencia de gente y esta semana ha seguido», indica.

Añade que las pescaderías han sido los negocios más concurridos y que «el cherne es el rey» en cuanto a demanda, pero «también las papas y la batata», pues la ventaja de las plazas de abasto es que en ellas es posible adquirir la totalidad de ingredientes que requiere el sancocho.

«El sector de la pescadería está muy contento», señala al tiempo que destaca que «los precios han cambiado muy poco respecto a otros años» y corrobora que «la gente sigue eligiendo los mercados para el sancocho del Viernes Santo».

Comenta también que se aprecia un mayor gasto por parte de la clientela a la hora de hacer la compra y que invierte en otros productos además de los propios del sancocho para completar la propuesta gastronómica que se pondrá sobre la mesa este Viernes Santo. «Se ha notado este año mucha compra de tablas de queso, me lo han dicho en varios puestos de ultramarinos», señala a modo de ejemplo.

También la plaza de abastos de Altavista registra más actividad estos días. «Hay muchísima gente en el pasillo del pescado», confirma Antonio Gómez, gerentes del espacio. Añade que en este punto de venta tradicional de productos de alimentación el cherne vuelve a ser el elegido por la mayoría de la clientela independientemente del precio que tenga. «El 85% se lleva cherne, aunque también compra corvina», asegura.

Señala que la «gente es tradicional y viene al mercado a comprar para el sancocho», ya que tienen la ventaja de resolver la adquisición de todos los productos en un único espacio. Además, «sigue confiando en nuestros productos», apostilla.

En el Mercado del Puerto también se ve más afluencia de público en estas fechas previas al Viernes Santo. «Son días, como ocurre en Navidad, en que se ve más movimiento porque la gente viene a comprara las papas del país, la batata y el pescaíto saldo», explica su gerente Vanessa Santana.

Apunta, en cuanto a preferencias de la clientela de esta plaza, que «lo que más se está vendiendo es cherne, es lo que pide la gente». Y comenta que el salado tienen un precio de «13,95 euros el kilo». Pero añade que hay otras opciones que también tienen su público, como «la corvina, que está a 10,95 euros, o el fogonero, a 8,95 euros».

Además, señala que algunos compradores optan por pescados frescos como «la sama roquera, la lubina o el cherne».